¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Recibo del seguro de coche: ¿es obligatorio?

Aunque la ley obliga a que todos los vehículos en circulación cuenten con un seguro obligatorio de coche, desde el 2008 ya no es obligatorio llevar la póliza o el último recibo de pago del seguro en el coche. Y tiene una razón muy lógica. Aunque por si falla, nunca está de más llevar un resguardo del último recibo. Los papeles del coche suelen ser esos grandes desconocidos que llevamos en la guantera del vehículo, y sólo revisamos en caso de fuerza mayor. Para evitar una sanción, es importante conocer qué documentos hay que llevar obligatoriamente en el coche. Vamos a verlo en detalle.

Recibo del seguro del coche: ¿Qué es? ¿Dónde encontrarlo?

Puede que te hayas preguntado si es obligatorio llevar el recibo del seguro en el coche. Pero ¿qué entendemos por recibo del coche, y dónde podemos encontrarlo? El recibo de coche es el documento que justifica que la póliza de nuestro seguro de coche está pagada y por tanto, que nuestro vehículo se encuentra asegurado. Es decir, el recibo del seguro de coche es el justificante del pago del seguro (o en caso de tratarse de un seguro de coche con pago fraccionado, el último recibo abonado).

¿Es obligatorio llevar el recibo del seguro en el coche?

Aunque la ley exige al propietario de un vehículo contratar un seguro de coche, desde el año 2008 y gracias a la llegada del FIVA (Fichero Informativo de Vehículos Asegurados), ya no es obligatorio llevar el recibo del último pago del seguro del coche ni la póliza en cuestión.

Anteriormente era necesario llevar el recibo del seguro en el coche. La llegada de smartphones y otros dispositivos móviles ha revolucionado el acceso digital a la información disponible, también en cuanto a las áreas de gestión de datos de Tráfico e información recibida y volcada por nuestras compañías de seguros.

Por ejemplo, gracias a la app miDGT es posible consultar nuestro carnet de conducir y el permiso de circulación de los vehículos registrados a nuestro nombre. Y, lo que es más importante, las autoridades aceptan esta documentación virtual de Tráfico con la misma validez que los documentos originales en papel.

Podríamos pensar que este es el motivo principal de que ya no sea necesario llevar muchos de los documentos en papel. Sin embargo, la razón fundamental de este cambio tiene que ver con el Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA) del Consorcio de Compensación de Seguros. Se trata de una base de datos pública que proporciona esa información a las autoridades en tiempo real, y vía telemática. Así que pueden verificar ‘in situ’ si tu vehículo está o no asegurado.

En cualquier caso, nuestro consejo es que se lleve algún tipo de justificante en el coche ante cualquier fallo técnico que pueda impedir al agente conectarse a la base y comprobar nuestra información. Y especialmente, en el caso de los seguros por días o meses contratados temporalmente. Ya que los datos correspondientes a la póliza y al asegurado, pueden tardar hasta 72h en aparecer volcados en FIVA. Llevar un documento de la contratación de nuestra póliza, nos garantiza evitar cualquier problema a la hora de justificar la tenencia de nuestro seguro.

¿Qué documentación es obligatoria llevar en el coche?

Hay una serie de documentos que debemos llevar siempre en nuestro vehículo para evitar una sanción. Esta documentación obligatoria del coche puede ser original o copias compulsadas. A la hora de ponernos en carretera, hay 3 documentos que debemos llevar siempre «a bordo»: carnet de conducir, permiso de circulación y tarjeta de la ITV. Desde 2008, ya no es obligatorio llevar en el coche la póliza del seguro, ni el recibo del último pago.

  • Carnet de conducir: debemos llevar siempre que circulemos nuestro carnet de conducir en vigor para poder demostrar, en caso de ser necesario, que efectivamente estamos habilitados para la conducción. Tanto el carnet de conducir como la autorización de circulación temporal expedida hasta que recibimos el documento oficial, tienen igual validez.
  • Permiso de circulación: este documento identifica la titularidad de cualquier tipo de vehículo, incluidos los vehículos especiales, tanto agrícolas como de obras y servicios. A cualquier vehículo matriculado en la Dirección General de Tráfico (DGT) se le expide su correspondiente permiso de circulación.
  • Ficha técnica o tarjeta de ITV: cuando compras un vehículo, recibes la ficha técnica del mismo. Desde el año 2016, los vehículos nuevos matriculados dejaron de tener la clásica ficha ITV de color verde, y pasaron a contar con la tarjeta de ITV electrónica, también conocida como eITV. Además de la obligación de llevar este documento en el vehículo, desde el momento en que tienes obligación de pasar la ITV, debes igualmente colocar la pegatina identificativa con el periodo de validez de la inspección en el parabrisas del coche. Con el fin de que sea fácilmente visible para las autoridades.

Multa por no llevar el seguro del coche

Aclaremos que no es lo mismo no llevar el recibo del seguro de coche que no contar con un seguro de coche para nuestro vehículo. Aunque la ley ya no obligue a llevar el documento justificante del pago del seguro, eso no nos exime de la obligatoriedad de tener nuestro coche asegurado. Sea un vehículo con el que circulemos, o que permanezca estacionado.

La normativa indica que cualquier vehículo a motor que circule por las carreteras españolas o que esté estacionado en España debe tener seguro. Según el Real Decreto 1507/2008 sobre el seguro obligatorio de Responsabilidad Civil, todos los vehículos en circulación propulsados a motor deben estar asegurados. El seguro al que obliga la legislación, el mínimo obligatorio y conocido como cobertura de Responsabilidad Civil, cubre aquellos daños, tanto materiales como físicos, ocasionados por el conductor en un accidente.

No contar con la documentación obligatoria en el vehículo se considera una sanción menos grave. Por cada documento que olvides llevar en el coche y te sea requerido por las autoridades, recibirás una sanción administrativa de 10 €.

Sin embargo, aunque ya no pueden multarte si no llevas justificante del seguro de coche, sí podrán hacerlo si circulas sin seguro. La multa por circular sin seguro va de los 601 € a los 3.005 €, además de la inmovilización del vehículo.

¿Se puede pasar la ITV sin seguro?: Cómo evitar una multa

Si estás buscando si es posible pasar la ITV sin seguro, estás en el artículo correcto. Muchos conductores se preguntan si es posible pasar la ITV del coche sin cita previa, sin permiso de circulación, si puede hacerse en otra Comunidad diferente…pero olvidan su seguro de coche a la hora de acudir a esta inspección. ¿Es obligatorio el seguro del coche? Sí, efectivamente. Así que si te toca pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), y te habías olvidado de este punto esencial, te recomendamos contratar un seguro por días para acudir a la cita sin ser multado.

La ITV y el seguro del coche: que debes saber antes

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una revisión obligatoria que deben pasar todos los vehículos que lleven cierto tiempo en circulación. Gracias a esta inspección, es posible garantizar que todos los vehículos que circulan por las carreteras españolas están en buenas condiciones y cumplen con unas normas de seguridad y mantenimiento óptimas. 

Sin embargo, ya no para superar la ITV sino para poder acceder a la inspección, es necesario contar con cierta documentación específica asociada al vehículo. Y sí, entre esos requisitos obligatorios con los que debe contar el conductor, se encuentra la póliza de un seguro de coche.

¿Se puede pasar la itv sin seguro?

¿Puedo pasar la ITV sin seguro de coche? La ley no deja lugar a dudas: No se puede pasar la ITV sin tener seguro. Es inviable superar la inspección de tráfico en caso de no contar con un seguro para nuestro vehículo.

Pasar la ITV (o Inspección Técnica del Vehículo), dentro de los plazos establecidos por ley, es obligatorio. Ya que lo que nos permite esta inspección, es garantizar que el vehículo se encuentra en buen estado o, en caso contrario, de presentar deficiencias, estas deben subsanarse para poder seguir circulando.

Sin embargo, lo que algunos propietarios de vehículos desconocen es que al adquirir un coche, también es igualmente obligatoria la contratación de un seguro. La normativa indica claramente que cualquier vehículo a motor que circule por las carreteras españolas o que este estacionado en España debe tener seguro. Según el Real Decreto 1507/2008, sobre el seguro obligatorio de responsabilidad civil, todos los vehículos en circulación propulsados a motor deben estar asegurados.

Así que si se acerca la fecha para pasar la inspección pero tu vehículo no está asegurado, una buena opción puede ser contratar un seguro temporal de coche para pasar la ITV. Cubren la Responsabilidad Civil Obligatoria para responder ante daños a terceros, que es el seguro mínimo legal con el que debe contar el vehículo. Si aún no sabes de lo que hablamos, puedes consultar nuestra guía para asegurar un vehículo por días o meses, o probar nuestro comparador de seguro por días.

¿Qué pasa si voy a la itv sin seguro?

Al realizar la Inspección Técnica del vehículo, en la estación de ITV de preferencia, hay que facilitar el permiso de circulación, la ficha técnica del vehículo y el seguro obligatorio (con su justificante de pago). En determinados casos, puede que no nos sea necesario aportar ningún papel que justifique la vigencia del seguro, porque en la estación en la que se pase la ITV, los técnicos puedan comprobar si el vehículo está asegurado o no. Sin embargo, eso no exime de su obligatoriedad. Además, el riesgo de presentarse sin contar con un seguro, no compensa, ya que las multas por hacerlo, son bastante elevadas. ¿Qué dice la ley sobre si se puede pasar la ITV sin seguro?

En el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial artículo 78, se especifica y se consideran infracciones “las derivadas del incumplimiento de la obligación de asegurar los vehículos a motor”. También se recoge claramente que las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) requerirán la acreditación del seguro obligatorio en cada inspección ordinaria o extraordinaria del vehículo. Y el resultado de la inspección no podrá ser favorable en tanto no se verifique este requisito”. En la ley mencionada anteriormente, también se recoge claramente que las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV) requerirán la acreditación del seguro obligatorio en cada inspección ordinaria o extraordinaria del vehículo. Y el resultado de la inspección no podrá ser favorable en tanto no se verifique este requisito”.

¿Se puede asegurar un coche sin ITV?

Tanto contar con un seguro de coche como pasar la ITV son procedimientos obligatorios, y mutuamente necesarios. Ya que igual que hemos visto la obligatoriedad del seguro para superar la ITV, asegurar un vehículo que no tiene en regla la Inspección Técnica, puede convertirse en una tarea difícil. Puesto que la tarjeta de inspección técnica forma parte de la documentación necesaria para contratar un seguro de coche. Si no la tienes, o está sellada con una fecha vencida, pueden no considerarla válida, y denegar la contratación.

En caso de accidente, ¿Qué te cubre el seguro sin ITV?

Ponernos en carretera con la ITV caducada o sin haberla pasado es un peligro real para la seguridad vial. Además, las multas por circular con la ITV caducada, son elevadas.

En caso de accidente de tráfico, especialmente si somos responsables del siniestro, la aseguradora asumirá y responderá por la responsabilidad civil indemnizando a los perjudicados. Sin embargo, los daños propios (nuestros como conductores u ocupantes, así como los posibles del vehículo) pueden no ser cubiertos. En cambio, si circulamos sin ITV y tenemos un accidente en el que no somos culpables, el seguro del responsable del siniestro sí podría cubrir los daños.

En cualquier caso, ninguna de las opciones nos exime de recibir una sanción por parte de los agentes de tráfico que levanten el atestado. Ya que, como hemos visto, no se puede conducir con la ITV caducada.

Multa por ir sin seguro

¿Y si conducto sin tener seguro de coche?, ¿pueden sancionarme? Ya nos ha quedado claro que conducir con la ITV caducada es ilegal, y que todos los propietarios de vehículos deben contratar contar con un seguro de coche de forma obligatoria (circulen y hagan uso, o no, del vehículo).

¿Cuáles son las multas por conducir sin seguro de coche? Si circulamos sin seguro contratado para nuestro vehículo, nos expondremos a ser sancionados con una multa que irá desde los 601€ hasta 3.005€.

El importe de la sanción que pueden imponernos dependerá:

  • De la gravedad de la infracción.
  • Si el vehículo estaba circulando en el momento de ser sancionado.
  • De la categoría y servicio, la sanción es diferente si el vehículo es domestico o un vehículo de trabajo.
  • Del tiempo sin seguro.
  • Del número de veces que se haya repetido la infracción.

Multa por ir sin seguro y sin ITV

¿Puedo conducir sin seguro de coche y sin ITV? La multa anteriormente mencionada puede ser mucho más elevada si además no tenemos la documentación del vehículo, la ITV al día o alguna modificación no homologada, entre otros motivos.

Es decir, a la multa por conducir sin seguro de 601 a 3.005 euros, tendremos que sumarle la multa por conducir sin haber pasado la ITV, que está tipificada como una falta grave y se multa con 200 euros.

Reserva de dominio de un coche: todos los detalles

¿Qué es la reserva de dominio de un vehículo?, ¿cómo puedo vender un coche si tengo reserva de dominio? Si ya has pagado tu coche y ahora quieres saber cómo cancelar la reserva de dominio para poder venderlo, vamos a contarte qué necesitas para hacerlo. En este artículo CHECK24, vamos a contarte en detalle todo lo que tiene que ver con esta cláusula bancaria no siempre conocida pero habitualmente incluida en los contratos de financiación de un vehículo. Si quieres saber cómo vender tu coche con una reserva de dominio, sigue leyendo.

Reserva de dominio: ¿Qué es?

La reserva de dominio de un coche hace referencia a una cláusula habitualmente incluida en los contratos de financiación de un vehículo. El concepto es muy simple: si al comprar un coche nuevo decidimos pagarlo a plazos, su propiedad será de la financiera hasta que abonemos la totalidad de las letras del vehículo. O lo que es lo mismo, hasta que hayamos abonado el total de cuotas de la financiación.

Entonces, ¿el coche no es mío si firmé esta cláusula en el contrato de financiación? Cuando se compra un vehículo recurriendo a financiación, habitualmente el comprador tiene la posesión del utilitario (es decir, puede conducirlo y hacer uso del mismo), pero no la propiedad. Ya que esta será de la entidad financiera hasta que se haya terminado de pagar los plazos estipulados en el contrato.

Cómo saber si un coche tiene reserva de dominio

Muchos conductores desconocen que en su contrato se incluyó esta cláusula, y surgen las primeras sorpresas a la hora de vender. Ya que pese a haber liquidado la deuda inicial, si no se ha solicitado la cancelación, el vehículo sigue encontrándose en propiedad legal de la financiera, y por tanto no podrá venderse.

¿Cómo saber entonces si el vehículo tiene reserva de dominio? Hay dos opciones:

  • Solicitando un Informe completo del vehículo, con la información pública que la DGT tiene referente a un vehículo, siempre que haya sido matriculado en España. Tan sólo es necesaria la matrícula y abonar la tasa de expedición del documento. Puede solicitarse el Informe Reducido o el Informe Detallado del vehículo de forma completamente online.
  • Solicitando una nota simple en el Registro de Bienes Muebles de la provincia en la que el coche esté registrado.

Cancelar reserva de dominio de un coche: Paso a paso

Para cancelar la reserva de dominio incluida en el contrato de financiación de un vehículo, es necesario liquidar primero los importes relativos a la deuda total contraída durante la financiación del mismo. Vamos a ver paso a paso, cuál es la forma correcta de tramitar esta cancelación.

  • Recuperar el contrato original de financiación del vehículo: será necesario que tengamos localizado el contrato original de financiación en el que venga detallada la cláusula de reserva.
  • Solicitar la carta de pago a nuestra entidad financiera: este documento es un certificado que emite la propia entidad, y que es fundamental para demostrar que la deuda está cancelada. En algunas financieras, la expedición de este documento supone un coste.
  • Tramitar la cancelación en el Registro de Bienes Muebles del lugar donde residas: deberás acudir personalmente al registro que te corresponda, e iniciar el proceso previa petición de cita. Existe un modelo oficial, aunque depende de cada Comunidad Autónoma.
  • ¿Cuánto cuesta cancelar la reserva de dominio de un coche? Cancelar la reserva por nuestra cuenta nos costará 8,67 euros (tasa actualizada a 2023) + coste de carta de pago (también conocida como carta de cancelación, variable según la entidad financiera).
  • Asegurarnos de tener actualizada la Ficha técnica del vehículo: para poder solicitar la cancelación, el vehículo deberá haber cumplido satisfactoriamente la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Esta tarjeta de la ITV es uno de los documentos que hay que llevar en el coche obligatoriamente.
  • Solicitar un nuevo informe del vehículo a la DGT: cuando tramitamos la cancelación de la reserva de dominio, lo recomendable es acudir de nuevo a la DGT para solicitar la información actualizada de nuestro vehículo. De esta forma, podremos asegurarnos de que el proceso se ha completado correctamente, y que la financiera ya no tiene responsabilidad legal sobre el coche.

¿Cuándo caduca la reserva de dominio de un coche?

¿La reserva de dominio de nuestro vehículo «caduca» con el paso del tiempo? No, no se cancela automáticamente aunque hayamos liquidado por completo la deuda con nuestro banco. Ya que esta cláusula no tiene fecha de caducidad. Es decir, a no ser que solicitemos activamente la cancelación, el vehículo seguirá manteniendo la reserva de dominio vigente. Por tanto, el coche será legalmente propiedad de la entidad financiera con la que contrajimos inicialmente la deuda.

Aunque no existe un plazo límite para solicitar la cancelación, lo aconsejable es solicitarla tan pronto hayamos liquidado por completo la deuda.

Cómo vender un coche con reserva de dominio

No es posible vender un coche con reserva de dominio. Deberemos cancelar primeramente la reserva de dominio del vehículo, antes de venderlo. Sin embargo, existen dos mecanismos para asumir el coste y poder proceder a la cancelación:

  • El comprador y futuro propietario asume la deuda, y abona el importe total al vendedor
  • El comprador abona al vendedor del vehículo el importe de la venta por adelantado, para que este pueda asumir la deuda del coche y cambiar la titularidad

Vender un coche con reserva de dominio: ¿Es delito?

La respuesta es clara: no es legal. No se puede vender un coche con reserva de dominio, ya que este no podrá ser transferido al nuevo propietario. No podemos cambiar la titularidad del vehículo (cambiar de nombre el coche), ya que oficialmente no será de nuestra propiedad hasta haber cancelado la deuda.

Al igual que ocurre cuando hacemos una venta de vehículo y necesitamos gestionar una transferencia del seguro de coche – en la que es indispensable hacer un cambio de titularidad del vehículo al nuevo propietario, si nos preguntamos cómo vender un coche con reserva de dominio el primer paso es claro: debemos convertirnos en propietarios del vehículo a todos los efectos. Para ello, debemos demostrar que hemos saldado la deuda con la financiera.

Es de vital importancia cancelar la reserva en cuanto hayamos liquidado la deuda total contraída durante el préstamo. Si queremos vender en algún momento nuestro coche, será necesario pagar previamente la deuda pendiente con la entidad financiera, y después cancelar la reserva de dominio para poder vender. Una vez cancelada la reserva, podremos vender nuestro vehículo dentro de la legalidad.

¿Cómo diferenciar «grandes daños» de «siniestro total»?

¿Conoces la cobertura de Grandes Daños?, ¿sabes qué diferencia existe con el conocido como «siniestro total» del vehículo? La cobertura de grandes daños tiene el objetivo de proteger al asegurado, en caso de accidente en el que el coche sufra daños de gravedad y de elevado coste de reparación. Sin embargo, «grandes daños» no siempre implica «siniestro total», aunque algunas aseguradoras lo identifiquen de igual manera. Es importante conocer bien las diferencias a la hora de interpretar las indemnizaciones ofrecidas por parte de nuestro seguro.

¿Qué significa la cobertura de grandes daños?

En los seguros a todo riesgo, a diferencia normalmente de las modalidades a terceros, quedan cubiertos los daños propios al vehículo. Se trate de un siniestro total o de daños parciales. Asegurar un coche con un seguro a todo riesgo, nos garantiza que cualquier daño que sufra nuestro nuevo vehículo pueda ser arreglado libre de coste. O, en su defecto, nos corresponda una indemnización aceptable. 

La cobertura de Grandes daños tiene por objetivo proteger al asegurado en caso de que se produzca un accidente en el que su coche sufra daños importantes y de elevado coste de reparación.

Qué condiciones aplican a la garantía de Grandes Daños:

  • Daños considerables en el vehículo, que al menos superen el 60% del valor venal del mismo en el momento de producirse el siniestro.
  • Que no exista un tercero culpable. El tomador como responsable único del siniestro.
  • Cobertura exclusiva a los daños propios del vehículo asegurado. No se incluyen, por lo general, ni los daños sufridos por el conductor o por un tercero. Tampoco los daños materiales que sufran otras personas implicadas en el accidente. Esta cobertura garantiza exclusivamente los bienes materiales del propio asegurado.

Siniestro total del coche: ¿Cuál es la indemnización?

El concepto de «siniestro total» hace referencia a la pérdida total del vehículo. Tras un accidente de gravedad y con daños estructurales y mecánicos importantes en el vehículo, la aseguradora procederá a peritar el coche siniestrado, estimar el coste de su reparación y, en función de eso, tomar o no la decisión de categorizarlo como «siniestro total».

Aunque esta catalogación es única y particular en cada aseguradora, lo habitual es que los vehículos accidentados sean incluidos en la categoría de «siniestro total» cuando el coste de la reparación supere entre el 75 y el 100% del valor venal que tenga reconocido en el momento del siniestro. Por tanto, cuanto más bajo sea el valor del vehículo (habitual en coches de mayor antigüedad), más fácil será llegar a este porcentaje y, por tanto, más habitual también la probabilidad de ser incluido como «siniestro total» tras un accidente.

El modo en el que se ha producido el siniestro, también importa. Si eres responsable del siniestro y estás asegurado a terceros o a terceros ampliado, no te corresponderá indemnización, ya que la cobertura de daños propios es exclusiva del seguro a todo riesgo. Sin embargo, si el siniestro total se produce en un accidente en el que el culpable es la otra parte, será su seguro el que te indemnice. Y, si el culpable no tenía seguro, la indemnización correrá a cargo del Consorcio de Compensación de Seguros.

Te animamos a leer más sobre indemnizaciones en accidentes con siniestro total, en nuestro anterior artículo «¿Cuánto me dan por mi coche siniestro?«.

¿Qué diferencia hay entre grandes daños y siniestro total?

Conocer el criterio de la aseguradora, y las condiciones e indemnizaciones que contemplan es crucial. En algunos casos, las compañías equiparan los conceptos de «grandes daños» y «siniestro total». Sin embargo, que un vehículo sufra grandes daños no implica que, obligatoriamente, tenga que ser declarado como un siniestro total.

En términos generales, las aseguradoras consideran que tras un siniestro se han producido grandes daños cuando los costes de reparación del vehículo son mayores que la cantidad total asegurada en la póliza. Una cantidad que es estipulada, como hemos visto, en función del valor venal del coche.

Cuando el coste de la reparación supere el 60%-75% del valor venal del vehículo, es más probable que la determinación sea considerar el caso como «siniestro total». Mientras que cuanto menor sea dicho porcentaje, más probabilidades hay de que la decisión sea aplicar la cobertura de grandes daños

¿Qué indemnización me dan por siniestro total?

Las compañías aseguradoras establecen unas tablas desiguales y equitativas para el cálculo de la indemnización. Por tanto, se trata de indemnizaciones particulares y pactadas contractualmente con la aseguradora. Esas cantidades suelen variar, por lo que es recomendable informarse de las condiciones y requisitos en el momento previo al cierre del contrato del seguro. Tanto de los porcentajes establecidos, como de las cantidades finales de indemnización que recibiríamos.

Usando el comparador de seguros de coche de CHECK24, puedes visualizar fácilmente qué indemnización por siniestro contempla tu póliza de seguro.

Grandes daños y siniestro total: ¿En qué se diferencian?

✔️Para poder recurrir a la cobertura de grandes daños, no debe existir un tercero culpable.

✔️La cobertura de grandes daños cubre los daños al vehículo asegurado en caso de siniestro de grandes magnitudes. Puede ser contratada en sustitución de la de daños propios.

✔️No cubre las lesiones del propio asegurado ni las posibles de un tercero. Tampoco los daños materiales que sufran otras personas implicadas en el accidente. 

✔️La aseguradora, por lo general, considera aplicar la cobertura de grandes años si el coste de la reparación supera el 80% del precio de compra del vehículo (en el caso de los vehículos nuevos o de compra reciente).

✔️Es importante valorar si nuestra aseguradora incluye en la cobertura de grandes daños los accesorios no de serie que se hayan declarado e incluido en la póliza, así como los impuestos: el IVA o el Impuesto de matriculación.

✔️Con el comparador de seguros de coche de CHECK24, puedes visualizar fácilmente qué coberturas por daños e indemnizaciones por siniestro total incluye tu póliza de seguro.

Garantía de mejor precio

Te animamos a usar nuestro comparador de seguros de coche para encontrar la mejor póliza de seguro para tu vehículo. Usa nuestros filtros avanzados para encontrar la opción por modalidad, puntuación de los expertos, coberturas, etc. Además con nuestra GARANTÍA DE MEJOR PRECIO, si has contratado un seguro de coche en CHECK24 y durante las siguientes 24 horas encuentras la misma oferta en otro portal web a un precio más bajo, ¡cubriremos la diferencia hasta 100 €, garantizado!

¿Cómo contratar un seguro por días?

¿Qué es un seguro por días?

Contratar un seguro por días es la fórmula perfecta para asegurar vehículos por un tiempo inferior a un año, que es la póliza clásica por excelencia en España. Con el seguro por días podremos asegurar un vehículo por un periodo de tiempo más corto (desde un seguro para unos días, semanas o hasta un mes). Y poder contar con coberturas similares – aunque más básicas- que las de un seguro anual.

¿Qué ventajas ofrece un seguro por días?

El Reglamento de Circulación establece la obligatoriedad de contar con un seguro para todos los vehículos a motor, tanto si circulan como si no. La legislación española obliga a todos los propietarios de vehículos – salvo que esté dado de baja – a tener suscrito un seguro de responsabilidad civil, incluso si se trata de un vehículo que no se usa y está parado. Este seguro debe contar en todos los casos con el mínimo: la cobertura de responsabilidad civil.

Es decir, en caso de accidente, deberá cubrir como mínimo los daños personales y materiales que ocasionemos a terceros, entre otras cosas. Esto quiere decir que estás ante un seguro que protege en base a lo marcado por la ley, pero para una casuística determinada. El seguro por días nos ofrece una cobertura básica para momentos concretos. ¿Qué ventajas tiene este seguro?

✔️Flexibilidad de contratación. La principal ventaja de un seguro por días es la flexibilidad que ofrece a los usuarios. Al poder elegir una duración inferior al año para asegurar el vehículo, podemos ajustarnos a las necesidades concretas que tengamos en cada momento.

✔️Agilidad de contratación. Otra de las ventajas que ofrece el seguro por días es la rapidez de la contratación. En menos de 3min y con sólo 3 formularios básicos, podremos contratar una oferta personalizada de seguro por días que estará activa en unos 50min (o en el periodo de fechas que hayamos seleccionado).

El seguro por días es la opción perfecta en aquellos casos que no queramos asegurar nuestro vehículo durante un año completo. Te animamos a probar la herramienta de comparación de CHECK24, y descubrir cómo ahorrar en tu póliza contratando un seguro por días. Vamos a ver las características de este tipo de seguros.

¿Hay algún inconveniente de los seguros por días?

No son inconvenientes pero es necesario conocer la finalidad de los seguros por días para asegurarnos si este es el producto que necesitamos. ¿Qué tenemos que tener en cuenta para valorar si contratar un seguro por días es la mejor opción?

✔️Las coberturas. Las pólizas de seguro por días suelen ser más limitadas en cuanto a coberturas. Al ser un producto más básico dirigido a cubrir los vehículos para periodos de tiempo muy limitados, ofrecen la protección obligatoria e indispensable para que el vehículo pueda circular dentro de la legalidad. Sin embargo, existen coberturas como la rotura de lunas o daños propios al vehículo que no estarían cubiertas. ¿Puedo completar la cobertura que ofrece el seguro por días un poco más? Sí. Existen algunas garantías adicionales que podrás añadir intuitivamente durante la contratación, como por ejemplo la cobertura en caso de pinchazo de neumáticos.

✔️Frecuencia alta de contratación del seguro. El seguro por días es un producto relativamente económico. Sin embargo, también es un producto para un uso muy concreto. Quiere decir que si optas por contratar varias veces al año este tipo de seguro, el precio podría elevarse más que contratar una póliza de seguro anual. ¿Cómo saber si el seguro por días me compensa en precio? Muy fácil. Comparar con CHECK24. Puedes usar nuestro comparador de seguros de coche – introduce tu matrícula y en pocos pasos, te daremos los precios más interesantes para tu seguro – o contactarnos para que te asesoremos. Completamente gratis y sin compromiso.

Qué vehículos puedo asegurar con un seguro por días

El seguro por días no sólo nos permite contratar un seguro temporal para coche, sino que también puede realizarse para cubrir otro tipo de vehículos. Puede contratarse un seguro por días para asegurar:

✔️Coches

✔️Motos

✔️Furgonetas

✔️Camiones

✔️Autocaravanas

Y muchos otros vehículos más. Solo existen 2 excepciones: los autobuses y los vehículos de transporte de mercancías peligrosas. Es importante ser conscientes de que cada seguro por días, como cualquier otra modalidad de seguro, es específico y adaptado a las necesidades del vehículo asegurado. Por tanto, es importante leer bien las condiciones y coberturas específicas del seguro por días que vayamos a contratar. Ya que no tendrá las mismas coberturas un seguro temporal para un coche de combustible tradicional (diésel, gasolina), que un seguro por días para vehículos eléctricos, o para otro específico de ciclomotores. Prueba el comparador de seguros por días de CHECK24 para ver todas las opciones disponibles.

Requisitos para contratar un seguro por días

El seguro temporal es la mejor opción cuando necesitas una solución de seguro más básica por días o semanas para tu vehículo. Con el seguro por días puedes ahorrar respecto a la prima de una póliza de seguro anual. Los seguros por días cuentan con un precio más económico dada su temporalidad, ofreciendo flexibilidad y ahorro frente a las pólizas de seguro anuales.

Sin embargo, para poder contratar un seguro por días hay una serie de requisitos previos que es importante conocer:

✔️Tener más de 21 años de edad

✔️Contar con al menos un año de antigüedad en el carnet de conducir

¿En qué casos puede ser útil contratar un seguro por días?

Hay ocasiones en las que puede sernos útil contratar un seguro por días. Contratar una póliza temporal puede ser la solución eficaz para asegurar un vehículo sin necesidad de pagar la prima completa de una póliza anual. Vamos a contarte algunos de los motivos típicos por los que los clientes suelen contratar un seguro por días:

✔️Compras un coche nuevo o de segunda mano. Has comprado un coche y necesitas un seguro temporal para poder trasladarlo hasta que contrates la póliza definitiva

✔️Vendes un coche nuevo o de segunda mano. Has puesto a la venta un coche, y no sabes exactamente cuándo vas a venderlo. Así que decides contratar un seguro por días o semanas que lo cubra hasta ese momento

✔️Tienes que pasar la ITV. Vas a llevar el coche a la ITV, pero no tenías el seguro dado de alta porque tenías el coche parado y no sabías que, incluso así, es obligatorio asegurarlo

✔️Tienes que renovar el seguro. Te ha caducado el seguro, aún no te has decidido por una tarifa en concreto, pero necesitas seguir moviéndote con tu vehículo. Puede serte útil asegurar por días hasta que tomes la decisión final sobre tu seguro

✔️Vas a usar tu vehículo sólo de forma esporádica. Por ejemplo, para un coche que tienes en una segunda residencia o que vas a utilizar en un periodo de tiempo concreto.

¿Cómo contratar un seguro por días con CHECK24

Contratar un seguro por días en CHECK24 es fácil y rápido. En sólo 3 pasos y menos de 3 minutos puedes contratar totalmente online tu seguro por días, y recibir la póliza cómodamente en tu correo electrónico. ¿Qué documentos necesitas para contratar un seguro por días con CHECK24?

Tan sólo necesitamos saber la duración que quieres establecer para tu seguro (en días o semanas), y que elijas del menú desplegable el vehículo a asegurar (coche, moto, furgoneta, camión…).

✔️PASO 1. En el primer formulario de datos básicos para calcular la póliza de tu seguro por días, te preguntaremos 5 datos: fecha de nacimiento y código postal, marca y modelo del vehículo, y matrícula. Igualmente, te facilitaremos la opción de completar tu oferta añadiendo coberturas adicionales como la asistencia en carretera o la cobertura de pinchazo de neumáticos.

✔️PASO 2. En el segundo formulario, tus datos básicos de identificación, documento y fecha de expedición del carnet de conducir, dirección postal, email de contacto, y cuándo quieres que comience y finalice tu seguro por días.

✔️PASO 3. ¡Listo! Solamente tendrás que verificar que todos los datos son correctos, y pagar con tarjeta. En menos de 3 minutos, habrás contratado tu seguro por días o semanas, y tendrás disponible de forma inmediata tu póliza en el correo electrónico.

¿Cuánto tarda en activarse un seguro por días?

Las pólizas de un seguro por días entran en vigor en torno a unos 50 min después de haberse efectuado el pago con tarjeta – siempre que en el plazo hayamos indicado que queremos que entre en vigor inmediatamente – o a la hora y día elegidos cuando contratamos con margen de tiempo suficiente para cubrirnos durante un periodo determinado posterior.

Es importante recordar que, para confirmar y completar el pago con tarjeta, se te requerirá aceptar la operación a través de tu banco (ya sea en su plataforma online o mediante la app) como ya haces para verificar las compras en cualquier otro comercio. De esta forma, te garantizamos que la operación a través de la plataforma de pago es totalmente segura.

¿Y si necesito ayuda para contratar un seguro por días?

Los seguros por días en CHECK24 pueden contratarse y finalizarse 100% online. Suena fácil, y lo es. Sin embargo, siempre pueden surgir dudas y nuestro equipo de expertos en seguros está siempre disponible para ayudarte.

Si necesitas ayuda y asesoramiento porque no tienes claro si un seguro por días para tu vehículo es lo que necesitas, si has empezado a contratar pero te surgen dudas sobre si estaría bien añadir ciertas coberturas, si quieres que verifiquemos contigo el precio que has obtenido o simplemente necesitas una persona que te guíe durante la contratación, no lo dudes. Nuestro equipo de atención al cliente de seguros de coche está disponible para ayudarte gratuitamente y sin compromiso. Tienes dos vías para que te demos soporte:

✔️Envíanos un email a seguros-coche@check24.es

✔️Llámanos al +34 924 924 050

He contratado un seguro pero ¿y si ahora me surgen dudas? No pasa nada. En CHECK24 somos una plataforma de comparación y contratación 100% online pero, que no nos veas, no significa que no estemos a tu lado para acompañarte durante todo el proceso. Si has contratado un seguro por días para tu vehículo pero ahora te surgen dudas, puedes contactar con nuestros compañeros de seguros de coche, y estarán encantados de resolver las incidencias o dudas postventa que puedan surgir. Puedes contactarnos por cualquiera de las dos vías anteriores, y te ayudamos. Una vez más, ¡gracias por tu confianza en CHECK24!

Seguro para coches de segunda mano

Si acabas de comprar un coche de segunda mano, es posible que te hayan surgido dudas sobre cómo asegurarlo para ahorrarte problemas y, de paso, algo de dinero. En esta guía CHECK24, te contamos en detalle cómo asegurar tu coche de segunda mano. Sin complicaciones y con las mejores garantías. ¿Traspaso el seguro del anterior propietario?, ¿contrato un nuevo seguro?, ¿paso el seguro de mi anterior coche al que acabo de comprar? A veces es difícil acertar cuando nos encontramos con la situación de asegurar tras una compra-venta. Resolvemos todas tus dudas.

El nuevo seguro de coche y cambio de titularidad

Tal y como recoge la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro de Vehículos a Motor: todos los coches deben estar asegurados, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil. Esto incluye a los vehículos que circulan pero también a aquellos que están parados. La multa por conducir sin seguro oscila entre los 600 € y los 3.000 €, según el tipo de vehículo que conduzcamos. Y la ley lo deja más que claro: la responsabilidad de asegurar un vehículo es de su propietario. Pero ¿cómo tramitar el seguro seguro para un coche de segunda mano?

Tal y como informa la Dirección General de Tráfico, el propietario de un vehículo tiene también la obligación de cambiar su titularidad en Tráfico si así procede (como en el caso de las compraventas de segunda mano). Si no cumple con alguna de estas obligaciones, la persona que ha vendido su vehículo permaneciendo aún como titular puede verse sorprendida con una sanción.

«Cuando se vende un vehículo, es necesario asegurarse de que se efectúa el cambio de titular en el Registro de Vehículos de la DGT. Porque es a la persona que consta como titular del vehículo a quien se va a dirigir la sanción, en caso de que el nuevo propietario sea denunciado. En las operaciones de compraventa de vehículos pueden producirse muchos fraudes para evitar responsabilidades con el seguro«, subrayan fuentes de la Unidad de Normativa de la DGT.

Así funciona el Contrato de Compraventa:

Descargar modelo de Compraventa de vehículos
Cumplimenta los datos
Firma el documento

Alternativas para asegurar un coche de segunda mano

A la hora de cambiar la titularidad de un coche es necesario que esté dado de alta y al día en el pago de impuestos y sanciones. Una vez confirmado, existen tres posibilidades: asumir la póliza de seguro del anterior propietario, traspasar el seguro de un vehículo anterior (en el caso que existiera) al vehículo que se acaba de adquirir, o comparar y contratar una nueva póliza.

Asumir el seguro del anterior propietario

Durante el proceso de compraventa es posible negociar igualmente la transmisión de la póliza. En este caso, será necesario que el vendedor comunique la decisión a la compañía de seguros, en un plazo no superior a 15 días desde que se produce la transacción. La aseguradora tendrá la potestad para aceptar o no al nuevo propietario. En caso de no aceptarse el traspaso del seguro, la compañía contará igualmente con un plazo de 15 días desde la comunicación para poder rescindir el contrato. En cambio, si la aseguradora acepta el traspaso de la póliza al nuevo propietario del vehículo, hay que tener en cuenta que la prima puede verse modificada. Esto se debe a que será recalculada en función de los datos y el perfil de riesgo del nuevo conductor: siniestralidad, edad, experiencia al volante, uso estimado del vehículo, entre otros. Hemos visto en anteriores artículos cómo la prima varía en función del perfil del conductor.

Traspasar el seguro de tu antiguo vehículo

Uno de los motivos por los que se suele adquirir un vehículo de segunda mano es como alternativa de ahorro en la renovación y sustitución de nuestro vehículo. Esta opción es interesante para conservar y no perder la prima anual pagada ya por tu antiguo coche. La aseguradora solamente la recalculará en función de las características que posea el nuevo vehículo. Hemos visto en anteriores artículos cómo la prima varía en función de las especificaciones del vehículo. Si te interesa traspasar el seguro de tu anterior vehículo, en este artículo te contamos cómo traspasar el seguro de un coche a otro.

Contratar un nuevo seguro para el coche de segunda mano

Si finalmente optas por cambiar de seguro y contratar una póliza que se ajuste mejor a tus necesidades, debes tener en cuenta que previamente, deberás cancelar el seguro que tenía el coche antes de la compra. Y la comunicación de rescisión del contrato a la aseguradora deberá hacerse por escrito en un plazo no superior a 15 días. Esta opción te ofrece la ventaja de comparar y elegir entre las diferentes aseguradoras y pólizas de seguros del mercado. En CHECK24, nuestros expertos aseguradores puede ayudarte a elegir – sin compromiso y de forma completamente gratuita – el seguro para tu nuevo vehículo. Te invitamos a utilizar nuestro comparador de seguros de coche, y empezar a ahorrar en la póliza de tu seguro desde el primer día.

¿Y si el coche de segunda mano que adquiero no tiene seguro? Es poco frecuente pero una posibilidad. Si te enfrentas a este caso, te recomendamos leer nuestro anterior artículo sobre opciones de seguro para coches de segunda mano.

¿Qué modalidad de seguro es más recomendable elegir?

Seguros a todo riesgo sin franquicia

Estos seguros de coche ofrecen la cobertura más completa para el conductor y su vehículo. Es la modalidad más completa y también la más cara. Estarían cubiertos todos los daños que se ocasionen al coche sin la necesidad de tener que abonar franquicias. Sea el conductor causante o no del siniestro. Si se incluye una franquicia, el precio sería algo más barato. Sin embargo, el tomador tendría que hacerse cargo de la cantidad que correspondiese en caso de siniestro. Aunque son los más completos, en muchos casos las aseguradoras no permiten acogerse a esta modalidad de seguro según la antigüedad del vehículo. Por lo que puede ser una opción menos interesante para coches de segunda mano de mayor antigüedad y kilometraje.

Seguros a todo riesgo con franquicia

Estarían cubiertos incluso los daños que el propio conductor o un desconocido ocasionen al coche. Si se incluye una franquicia, el precio sería algo más barato. Sin embargo, el tomador deberá hacerse cargo de la cantidad que corresponda estipulada, en caso de producirse un siniestro. En algunos casos (lo veremos más adelante), nos convendrá mantener una franquicia más baja con los beneficios de seguir manteniendo el todo riesgo.

Seguros a terceros

Es la modalidad de seguro más económica y de coberturas más básicas. Es la alternativa con las coberturas mínimas exigidas por la normativa para circular por territorio español. El seguro a terceros básico cubre los daños personales y materiales ocasionados a terceras personas por el vehículo asegurado y su conductor. Sin embargo, en algunos casos, este tipo de pólizas puede resultarnos insuficiente en coberturas. Con un seguro de terceros ampliado, además de la Responsabilidad Civil Obligatoria y la rotura de lunas, es posibles añadir otras garantías como la de robo o incendio, defensa de multas o atropello animal.

El mejor seguro según antigüedad de tu coche de segunda mano

Una de las claves está en evaluar tu capacidad económica para hacer frente a los costes inesperados de reparación de tu vehículo. O de la pérdida completa en el caso de ser declarado como siniestro total sin indemnización. Contratar pólizas de seguro a todo riesgo – con o sin franquicia – garantiza la tranquilidad de no tener que asumir este tipo de sobrecostes, frente a la contratación de una póliza a terceros.

He comprado un coche de segunda mano de km 0

Si has comprado un coche de segunda mano de km 0 matriculado hace poco tiempo y buscas asegurarlo, quizá la opción que más te compensa sea la de un seguro a todo riesgo con franquicia. En este caso, obtienes la protección más completa para un vehículo que aún no está muy devaluado. La póliza de seguro a todo riesgo te garantiza que en la mayoría de aseguradoras, te abonen el valor a nuevo del vehículo durante los dos primeros años.

He comprado un coche de segunda mano de entre 2-5 años de antigüedad

Pasados dos años y en caso de siniestro total, las aseguradoras te abonarán – según las condiciones que figuren en la póliza o bien el valor de mercado del coche, o bien su valor venal. En cualquier caso, la indemnización que recibirás será ya inferior al precio que pagaste en el momento de la compra. En este caso, contratar una póliza a todo riesgo sigue siendo aún la mejor alternativa. Si eres un conductor responsable al volante, con pocos partes de siniestro, quizá te interesa plantear un seguro a todo riesgo con una franquicia algo más reducida. Conseguirás ahorrar con un seguro a todo riesgo a precio más económico y, en caso de no sufrir incidentes, no abonarás ninguna compensación adicional.

He comprado un coche de segunda mano de 6-8 años de antigüedad

Aquí la diferencia la va a marcar el uso que demos al vehículo (habitual, ocasional…) y el kilometraje estimado. En el caso que el vehículo de segunda mano cuente con bajo kilometraje pero una antigüedad superior a 6 años, lo más conveniente sería mantener una póliza de seguro a todo riesgo con franquicia. Sin embargo, si el vehículo cuenta con más de seis años de antigüedad y elevado kilometraje, sería interesante empezar a valorar una póliza de terceros ampliado. Los expertos no recomiendan en este caso contratar una póliza a todo riesgo sin franquicia. Ya que, en caso de siniestro total, la indemnización por parte de la compañía aseguradora sería de en torno al 40% del precio por el que adquiriste el vehículo. En caso que el uso del vehículo sea habitual, sería recomendable mantener un seguro a todo riesgo con una franquicia más reducida.

He comprado un coche de segunda mano de más de 10 años de antigüedad

En este caso, lo recomendado es buscar el máximo ahorro en el seguro. Con una póliza a terceros básico recibirás la indemnización en aquellos accidentes que haya otro vehículo implicado, y tú no seas el culpable. Es recomendable igualmente añadir coberturas adicionales como incendio o robo. Sin embargo, es importante valorar el sobrecoste de las mismas. En función de la aseguradora, el coste que estipule para cada cobertura adicional, y el número de ellas que tengamos intención de añadir a nuestra póliza, nos compensará decantarnos directamente por un terceros ampliado.

Seguro para coches eléctricos

Durante los últimos años, la demanda de vehículos eléctricos se ha incrementado progresivamente. En esta guía, te ayudamos a conocer en profundidad cómo entender y comparar el seguro de los coches eléctricos. Para asegurarte la protección más completa al volante, es importante conocer bien las particularidades de estos vehículos. Es posible ahorrar en las pólizas del seguro para coches eléctricos comparando entre las mejores ofertas, y no sólo dejando la decisión en manos de una renovación automática por parte de la aseguradora.

Tu seguro de coche en 2min

Te animamos a usar nuestro comparador de seguros de coche para encontrar la mejor opción en tu seguro de coche eléctrico. Usa nuestros filtros avanzados para encontrar la mejor opción por modalidad, puntuación de los expertos, coberturas, etc.

Las pólizas de seguro para coches eléctricos

El Reglamento de Circulación no distingue tipo de propulsión cuando establece la obligatoriedad para todos los vehículos a motor, tanto si circulan como si no, de tener contratado un seguro. Este debe contar en todos los casos como mínimo, con la cobertura de responsabilidad civil. Es decir, en caso de accidente, deberá cubrir como mínimo los daños ocasionados a personas o bienes.

Cada vez son más las personas que dan el salto a la adquisición de vehículos eléctricos por razones medioambientales, legislativas o de consumo – ya sea por comodidad o ahorro de combustible. La mayor concienciación, la puesta en marcha de planes de ayuda para la compra de vehículos eléctricos (como el Plan VEA), y el desarrollo de nuevas infraestructuras de carga, auguran un futuro dominado por la energía y el desarrollo sostenible.

Tenemos que saber que a la hora de buscar un seguro para coches eléctricos es posible hacerlo de dos maneras: contratando una póliza específica para vehículos eléctricos o ampliando las coberturas. En este último caso, deberemos tener en cuenta situaciones relacionadas con dos de los elementos clave en los vehículos eléctricos: la autonomía y el cable de carga.

Coberturas especiales del seguro en los coches eléctricos

✔️Asistencia en carretera. Debemos tener en cuenta que los coches eléctricos cuentan con una autonomía limitada. Por desgracia, actualmente la red pública de puntos de recarga en España es todavía escasa. La asistencia en carretera para vehículos eléctricos puede incluir además una cobertura que nos permita remolcar el coche en caso de fallo de la batería. También, la posibilidad de solicitar un vehículo de asistencia que se desplace y provea de energía in situ a nuestro coche. En algunas modalidades de seguro – todo riesgo o ampliados – se ofrece además la posibilidad de escoger un vehículo de sustitución con etiqueta 0 o ECO. Esto poder seguir manteniendo nuestro modelo de movilidad también en caso de avería.

✔️Protección de accesorios como incidencias con el cable de carga. Sobra decir por qué esta cobertura para coches eléctricos es una de las imprescindibles. El cable de carga es uno de los accesorios principales del vehículo eléctrico, y debemos contemplar cualquier incidencia en su funcionamiento o posible robo. Se trata de un dispositivo caro, por lo que es recomendable encontrar una póliza en la que la compañía indemnice por su sustracción.

✔️Cobertura en caso de ciberataque. Sí, has leído bien. El avance tecnológico cambia también la forma de entender la protección para nuestros vehículos, incluyendo los ciberataques a gran escala en flotas de vehículos electrificados. La vulnerabilidad de un sólo vehículo podría poner en peligro a toda la flota. Al igual que un sólo ordenador desprotegido podría infectar a toda la red a la que se encuentra conectado. Por ejemplo, un ciberataque dirigido al punto de carga podría interrumpir el proceso por completo. Falsificar las señales entre el cargador y el vehículo y con ello, limitar la velocidad de carga, bloquearla y sobrecargar el sistema. Esta es la causa principal por la que algunos seguros para coches eléctricos comienzan a considerar la protección frente a daños por ciberataque.

✔️Daños en la estación doméstica. Algunas compañías extienden la cobertura del cable de carga a toda la estación doméstica ante determinados supuestos. Sería posible reclamar al seguro en caso de daños por incendio, o por actos vandálicos como tentativas de robo o robo completo.

Precio final para asegurar un coche eléctrico

Podríamos pensar que la prima para el seguro de un coche eléctrico es más elevada que la de los vehículos de combustión. Sin embargo, las aseguradoras han comenzado a ofrecer descuentos y beneficios exclusivos a sus clientes con el objetivo de captar y fidelizar a los conductores que buscan un seguro para sus vehículos eléctricos.

Las coberturas para un coche eléctrico son prácticamente las mismas que para uno de combustión, por lo que el precio final del seguro no sufre una gran variación. Dependerá fundamentalmente de la modalidad de seguro y coberturas que elijamos. Sin embargo, hay elementos físicos inherentes a los vehículos eléctricos que hacen que el seguro de un coche eléctrico pueda ser más elevado.

✔️Piezas de recambio. El coste de reparación y sustitución de las piezas eléctricas puede ser hasta un 2,7% más caro que el de las piezas de un coche gasolina.

✔️Baterías de los vehículos eléctricos. El elemento estrella. Las pilas conforman indiscutiblemente el componente más caro de los modelos eléctricos. Ya que, en función de su tamaño y densidad energética, ofrecerán una mayor o menor autonomía. Según datos de Bloomberg NEF, tras 12 años de monitorización y precios en continuado descenso, la tendencia se ha invertido y en 2022, las baterías de los vehículos eléctricos se han encarecido un 7 %.

✔️Mecánicos y talleres. La reparación de coches eléctricos requiere de conocimientos especializados. Actualmente, son menos los profesionales cualificados para reparar este tipo de vehículos. Como consecuencia, no sólo serán las materias primas las que podrán encarecer el seguro de nuestro coche eléctrico sino también las posibles reparaciones futuras.

Ahorrar en el seguro de un coche eléctrico

Aunque ya hemos visto en anteriores artículos cuáles son los factores que influyen en el precio final de un seguro de coche, y esto aplica también a los eléctricos, existen formas de reducir el coste del seguro.

✔️Recompensas por conducción segura. Ya hay diversas aseguradoras que ofrecen primas reducidas a los conductores más responsables al volante. ¿Cómo? Con monitores telemáticos cero invasivos que evalúan tus hábitos de conducción como la velocidad a la que sueles conducir, si frenas y aceleras con suavidad o tu reacción ante las curvas. Los conductores prudentes y seguros podrán beneficiarse de descuentos muy atractivos sobre las tarifas estándar.

✔️Pago anual frente a pago mensual. Muchos proveedores de seguros de coche ofrecen pólizas a precios más interesantes en función de la modalidad de pago elegida.

Comparar el seguro de tu coche eléctrico con CHECK24

Es importante comparar entre los distintos seguros de coche hasta encontrar aquel que se ajuste a nuestras necesidades. Esperar a la renovación automática de nuestros seguros sin adoptar una actitud proactiva, puede evitar que consigamos un mejor precio final gracias a bonificaciones adicionales o programas de descuento.

Como hemos visto, conocer las coberturas específicas y necesidades de nuestro vehículo eléctrico es importante a la hora de decidirnos por un seguro u otro. Con nuestro comparador puedes encontrar en menos de dos minutos la póliza de seguro para vehículos eléctricos que más te interese, y beneficiarte de las ofertas y ventajas exclusivas que lanzan nuestros partners.  

Entra en el comparador de CHECK24 y compara usando nuestros filtros avanzados en una comparativa simple. Conoce gracias a las etiquetas de fiabilidad cómo puede variar el precio final de tu seguro, averigua la nota que ponen nuestros expertos a la oferta que has seleccionado, selecciona distintas pólizas, compara en un vistazo qué coberturas comparten y cuáles no, y lee opiniones de otros clientes que contrataron anteriormente.  

Además, CHECK24 es el único comparador en incorporar el buscador por matrícula. Identificamos tu vehículo, cargamos los datos, y así te ahorramos tener que cumplimentar la información que ya conocemos como marca, modelo o fecha de matriculación.

Descubre las herramientas de comparación de CHECK24, y reúne en un solo lugar todos tus seguros. Compara y encuentra los mejores seguros para tu coche eléctrico. Si tienes dudas, sólo tienes que contactarnos y te ayudamos a encontrar el mejor precio para tu seguro. Contacta con nuestros expertos y deja que te asesoremos gratis y sin compromisos. ¡Llamas, nos cuentas, y nosotros nos encargamos de localizar la mejor oferta para tu seguro de coche!

Recursos útiles

Conductor habitual y ocasional: entiende cada figura

Estadísticamente hablando, estamos convencidos de que, si tienes un coche, el seguro estará a tu nombre y lo conducirás tú la mayor parte del tiempo. Este es el caso para la gran mayoría de conductores en España. Sin embargo, puede aparecer otra figura en tu póliza: el conductor ocasional. Si dos o más personas conducís el mismo vehículo, puedes considerar incluir a los otros en el seguro para que estén protegidos nominalmente. Si planteas esta cuestión a tu aseguradora, te ofrecerán dos opciones: conductor habitual y conductor ocasional. ¿Cuál de las dos os interesa más, tanto a ti como al otro conductor? Aquí te contamos las diferencias entre conductor habitual y ocasional, cómo se relacionan con otras figuras de tu seguro y cuál debes elegir en función de tu situación personal.

A qué llamamos “figuras” del seguro del coche

Antes de entrar en harina y desarrollar las diferencias entre conductor habitual y ocasional, queremos dar un paso atrás y centrarnos en el denominador común de ambos. Tanto el conductor habitual como el ocasional entran en la definición de “figura” del seguro.

Así, en la jerga del sector, se llama figura a cada persona que aparece de forma nominal en las condiciones particulares de un seguro. Al fin y al cabo, un seguro es un contrato, y en este tipo de documentos legales hay varios intervinientes, o figuras.

Las figuras que pueden aparecer en una póliza están predefinidas, y son las que te desarrollamos a continuación.

Quién es el conductor habitual en un seguro

El conductor habitual, como su nombre indica, es la persona que más va a conducir el coche. Será quien esté protegido por el seguro en cualquier caso, de acuerdo a las coberturas de la póliza.

A la hora de indicar al conductor habitual en un seguro, no solo te pedirán que lo identifiques. También te pedirán datos sobre su edad, estado civil y ocupación, entre otros. Toda esta información será utilizada para estimar cómo de probable será que ese conductor sufra un accidente. Y, en función de esta probabilidad, tu seguro tendrá un precio u otro.

¿Quiere decir esto que debes declarar a todas las personas que vayan a conducir tu coche, aunque sea una vez al año? Por suerte, no. En la mayor parte de casos se considerará que el riesgo de otros posibles conductores será similar al del conductor principal. Por tanto, otra persona podría conducir tu coche sin estar en el seguro… en la mayoría de los casos.

Quién es el conductor ocasional

En el caso del conductor ocasional, hablamos de la persona que solo conduce el vehículo ocasionalmente. ¿Pero por qué existe esta figura, si ya hemos visto que habitualmente cualquier conductor estará protegido por el seguro?

El conductor ocasional debe declararse en esos casos que son minoría, y en los que esa persona que no figure en el seguro no estará cubierto en caso de accidente. Así, solo es necesario declarar conductor ocasional si su perfil de riesgo es muy diferente al del conductor principal. Y, en general, las aseguradoras en España solo consideran necesario declarar a los conductores noveles. Es decir que, para poder estar incluido en el seguro de un coche cuando eres menor de 26 años o tienes menos de 2 años de experiencia al volante, debes figurar en él. La forma más habitual de figurar en el seguro en estos casos, por tanto, será como conductor ocasional.

Por tanto, también para el conductor ocasional se te preguntará información para analizar su perfil de riesgo. Esto se debe a que un conductor novel influirá mucho en el perfil de riesgo, y hará que el precio suba.

¿Entonces cuál es la diferencia entre conductor habitual y ocasional?

En líneas generales, y en lo que a ti te afecta, la diferencia entre conductor habitual y ocasional será la frecuencia con la que conduzcas ese coche. Su propio nombre es bastante explicativo. Sin embargo, de cara a hacer una póliza de seguro, tu compañía los interpretará de forma completamente diferente. Y, como te imaginarás, esto afectará en gran medida el precio.

Así, el conductor habitual acumulará bonificaciones, mientras que el ocasional no. Eso significa que, en el momento en que tengas tu propio coche y lo asegures a tu nombre, las aseguradoras no tendrán datos de tu siniestralidad. Por tanto, el precio que te den será sin tener en cuenta tu historial de siniestralidad, y por tanto más alto.

Otras figuras: tomador y propietario

Además del conductor habitual y ocasional, en una póliza de seguro de auto aparecen otras dos figuras. No tienen por qué coincidir con el conductor habitual ni con el ocasional, pero también es interesante repasarlas. De esta forma podrás identificarlas, y eso te permitirá ahorrar en tu seguro.

Tenemos, por un lado, al tomador, que será quien tenga responsabilidad legal sobre ese seguro. Las obligaciones del tomador son, principalmente, pagar la prima y aportar información veraz sobre el riesgo a asegurar. En este otro post te contamos todo lo que necesitas saber sobre la figura del tomador de un seguro.

El propietario, por otro lado, será el dueño del vehículo, o la persona a cuyo nombre está registrado. Si tienes dudas de quién es el propietario, no será necesario que busques el contrato de compraventa. Puedes saber quién es oficialmente el propietario de un vehículo consultando su permiso de circulación, que seguro que tienes en la guantera del propio coche.

¿Y por qué es necesario saber quiénes son el tomador y el propietario? Normalmente, las aseguradoras preguntarán quién es el propietario del coche y la relación que tiene con el resto de figuras para hacerse una idea del riesgo que están asegurando. Este será uno de los muchos factores que afectarán al precio del seguro, aunque este sea uno de los menos importantes.

Como hemos dicho antes, en la mayor parte de los casos las figuras coincidirán. Pero al añadir un conductor ocasional, o si el coche no es de quien figurará en la póliza, la cosa se puede complicar. 

¿Qué figura corresponde a mi caso concreto?

Hasta aquí la teoría sobre las diferencias entre conductor habitual, ocasional y otras figuras. Sin embargo, puede ser que, a la hora de contratar tu seguro de coche, sobre todo si lo haces por primera vez, no te queden claras las diferencias. Por suerte, estamos aquí para ayudarte, contándote los casos más habituales:

  • Si el coche y el seguro están a tu nombre, y lo conduces principalmente tú, entonces deberás figurar como tomador, propietario y conductor. Esta es la situación más habitual para todos los conductores en España.
  • En caso de que alguien cercano a ti conduzca de vez en cuando tu coche, estará cubierto por tu póliza aunque no figure en ella nominalmente. La única condición será que esa persona tenga más de 26 años.
  • Por el contrario, si ese alguien que conduce tu coche de vez en cuando es conductor novel (menos de 26 años o se sacó el carnet hace menos de 2 años), deberá aparecer en la póliza como conductor ocasional. Si no lo hicierais así, esa persona no estaría cubierta en caso de accidente. Si el conductor novel eres tú, también se te aplicará a ti.
  • En caso de que el coche esté registrado en la DGT a tu nombre, pero lo use otra persona (por ejemplo tu pareja o tus padres), no habría problema con que el seguro estuviera a su nombre, si todos sois conductores experimentados.
  • Por último, si el coche es tuyo, pero eres considerado conductor novel, obligatoriamente deberás ser el tomador del seguro y el conductor habitual. La práctica totalidad de aseguradoras en España se negarán a asegurar conductores con poca experiencia si no figuran de esta forma, ya que entenderán que están tergiversando la realidad para pagar menos.  

Conductor habitual y ocasional: conclusión

Si has llegado a este punto, ya sabes la diferencia entre conductor habitual y ocasional, así como el resto de figuras de tu seguro. Comprender el valor de cada uno de ellos te puede ahorrar mucho dinero al año, y sin perder la protección que más necesitas en el seguro de tu coche.

¿Se puede traspasar el seguro de coche a otra persona?

Es posible que un día decidas vender tu coche o quieras cedérselo a algún familiar. Pero, ¿qué ocurre entonces con la póliza? ¿Se puede traspasar el seguro de coche a otra persona?

La respuesta más rápida sería decir que no, pero siempre depende de las condiciones que nos exija nuestra compañía aseguradora o de qué tipo de titular sea el comprador de nuestro coche. No tienes nada que temer porque a continuación te damos las claves para comprender el traspaso del seguro de coche a otra persona.

Claves para traspasar el seguro de coche a otra persona

Si finalmente has decidido vender tu vehículo debes tener en cuenta varios aspectos. Lo primero de todo es considerar qué deseas hacer con la póliza de tu coche. De esta manera, tenemos que valorar entre las siguientes opciones:

Quieres mantener el seguro de coche

Por lo general, una persona que decide vender su coche es porque desea cambiarlo por otro. Si este es tu caso y has decidido mantener tu póliza de seguro para el nuevo vehículo, debes notificarlo a la mayor brevedad posible a tu compañía con la fecha de venta y la fecha de compra.

De esta manera, la compañía podrá calcular el precio del cambio de coche dentro de la póliza. Este precio varía en función de las características del vehículo como son los años del vehículo, el modelo, el tipo, etc., así como las coberturas que queramos incluir, ya que es posible que decidas subirlas o bajarlas.

Quieres mantener el seguro de coche, pero no sabes cuando comprarás el nuevo vehículo

Si has vendido el coche, pero desconoces cuándo vas a comprarte uno nuevo, tu aseguradora tendrá en cuenta la parte proporcional del total que se ha abonado y la prima no consumida. Esta se te guardará durante un periodo de tiempo que depende totalmente de cada aseguradora y se descontará en el nuevo seguro que contrates para el coche que acabes de adquirir.

Existe también la opción de que paralicen tu póliza y te permitan retomarla cuando adquieras el nuevo coche. De esta manera, podrás disfrutar del dinero que ya pagaste, aunque la fecha de finalización será la misma que tenías en la póliza anterior.

No tienes intención de adquirir otro coche

Como en el caso anterior, la compañía puede decidir “congelar” la póliza. En casos muy excepcionales las aseguradoras devuelven el dinero ya pagado ya que eso está bajo las condiciones de cada una al ser empresas privadas. Sin embargo, y como decimos, la devolución de la prima es poco habitual.

Con esto también se busca mantenerte como cliente. Es decir, en el momento que adquieras un nuevo coche optarás en primer lugar por esa compañía y no por la competencia.

Otra cosa a tener en cuenta es la duración de esta paralización de la póliza. Las aseguradoras establecen un plazo máximo para mantener esta cantidad. Esto implica que si, por ejemplo, después de un año (esta fecha puede variar) desde que vendiste tu antiguo coche y aun no has comprado uno nuevo, tu seguro anterior caducará y se perderá la prima no consumida.

Insistimos en que puede haber excepciones y los plazos pueden variar de una aseguradora a otra. Por ello te recomendamos que, antes de vender el coche, consultes las condiciones en tu compañía para saber si mantener o traspasar el seguro.

Quieres traspasar el seguro de coche a otra persona

Esta es la situación más importante, y la que nos ocupa. ¿Qué ocurre si quieres traspasar el seguro de coche a otra persona? Si vendes el coche y no quieres mantener la póliza que tienes contratada, primero debes notificarlo a la compañía con antelación. Así, tendrá constancia de que deseas ceder este expediente, así como los datos, a otra persona.

Una vez hecha la notificación, es posible que la compañía quiera ponerse en contacto con el nuevo propietario del coche y analizar el nuevo riesgo (edad, historial siniestral, solvencia, carnet de conducir, etc.). Conocido el nuevo propietario, pueden darse dos situaciones:

  • La aseguradora acepta el traspaso del seguro del vehículo. En este caso será la compañía quien se encargue de realizar los trámites y tú no deberás preocuparte de nada más.
  • La aseguradora no acepta el traspaso del seguro del vehículo. La aseguradora te notificará sobre la no aceptación del cambio y deberás anular la póliza.

Casos en los que se acepta el traspaso del seguro de coche a otra persona

Mencionábamos al principio que, por regla general, las compañías no permiten modificar el titular del seguro. Por ello, si deseas cambiar de tomador, lo más probable es que tengas que cancelar la renovación de tu seguro y el reciente propietario deba contratar una nueva póliza.

Sin embargo, existen algunos supuestos concretos en los que se puede permitir este cambio de tomador. Estas excepciones varían en función de si el titular sea una persona física o jurídica.

Si el titular del seguro del coche es una persona física, sólo te permitirá este cambio en caso de fallecimiento y en algunas ocasiones por divorcio o separación.

Si el titular del seguro del coche es una persona jurídica, el cambio de tomador es posible en estos dos casos:

  • Por el cese de actividad de la empresa, o que sea absorbida por otra entidad.
  • Si la persona que consta como asegurado o conductor declarado decide ponerse como titular de la póliza, convirtiéndose en el nuevo tomador.

¿Qué dice la ley sobre el traspaso de seguro de coche?

La ley no indica nada sobre las obligaciones de realizar el cambio de titular dentro de la misma póliza excepto el indicar el cambio de propietario, así como de sus excepciones o prohibiciones.

Sin embargo, sí menciona la obligación de las compañías de darte contestación cuando informes de un traspaso de seguro. Así queda reflejado en la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro artículos 34 y 35:

En caso de transmisión del objeto asegurado, el adquirente se subroga en el momento de la enajenación en los derechos y obligaciones que correspondían en el contrato de seguro al anterior titular. Se exceptúa el supuesto de pólizas nominativas para riesgos no obligatorios, si en las condiciones generales existe pacto en contrario.

El asegurado está obligado a comunicar por escrito al adquirente la existencia del contrato del seguro de la cosa transmitida. Una vez verificada la transmisión, también deberá comunicarla por escrito al asegurador o a sus representantes en el plazo de quince días.

Serán solidariamente responsables del pago de las primas vencidas en el momento de la transmisión el adquirente y el anterior titular o, en caso de que éste hubiera fallecido, sus herederos (…)

El asegurador podrá rescindir el contrato dentro de los quince días siguientes a aquel en que tenga conocimiento de la transmisión verificada. Ejercitado su derecho y notificado por escrito al adquirente, el asegurador queda obligado durante el plazo de un mes, a partir de la notificación. El asegurador deberá restituir la parte de prima que corresponda a períodos de seguro, por los que, como consecuencia de la rescisión, no haya soportado el riesgo.

El adquirente de cosa asegurada también puede rescindir el contrato si lo comunica por escrito al asegurador en el plazo de quince días, contados desde que conoció la existencia del contrato.

En este caso, el asegurador adquiere el derecho a la prima correspondiente al período que hubiera comenzado a correr cuando se produce la rescisión.

¿Y si el nuevo propietario no puede hacer el seguro con mi compañía?

Llegados a este punto, ya has comprobado que el traspaso del seguro es una gestión complicada y difícil de que se acepte. Que se pueda realizar el cambio depende totalmente de las compañías y, como norma general, no puede realizarse.

Si te han rechazado el cambio de titular y el nuevo propietario se ve sin seguro, tienes la gran ventaja de comparar seguros. Si te ves en esta situación, tendrás muchas otras opciones para contratar su próximo seguro. Comparar seguros es la manera más cómoda, rápida y barata de encontrar el seguro que más se adapte a tus necesidades. A través del comparador de precios CHECK24 podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche, ¡y empieza a ahorrar!

Diferencia entre responsabilidad civil obligatoria y voluntaria

Todos los coches, sin importar cuales sean, deben tener un seguro por ley. Las coberturas mínimas que debe poseer un seguro para que el vehículo pueda circular es, como su propio nombre indica, uno con Responsabilidad Civil Obligatoria. No es importante sólo para evitar una multa, sino también para estar cubierto si se produce algún siniestro donde haya implicado un tercero, ya que así no tendremos que asumir los costes. Sin embargo, lo más común es que el conductor tenga la necesidad de mejorar su seguro. Para ello, existe la responsabilidad civil voluntaria. A continuación, explicaremos las diferencias entre ambas coberturas y su área de actuación. Sigue leyendo para saber la diferencia entre responsabilidad civil obligatoria y voluntaria, qué necesidad cubre cada una y cual debes buscar al contratar tu próximo seguro de coche.

¿Qué es la Responsabilidad Civil Obligatoria en el seguro del coche?

El primer paso para entender la diferencia entre responsabilidad civil obligatoria y voluntaria es entender la definición de cada una de ellas. Así, el seguro con la cobertura de Responsabilidad Civil obligatoria cubre los daños causados a terceros en caso de un siniestro en el cual el conductor asegurado sea el culpable. Como hemos mencionado, es obligatoria para poder circular. Además, te permite evitar una multa y los gastos de un posible accidente.

Esta cobertura tiene unos límites en caso de indemnización dependiendo de los daños que se causen en el posible siniestro:

  • Daños personales y corporales: se refiere a los daños causados a las personas como puede ser el conductor del otro vehículo implicado en el accidente, los pasajeros, los peatones, etc. Esto no incluye al conductor culpable, que en su lugar quedaría cubierto por el seguro de accidentes. La cuantía máxima para cubrir estos daños es de 70 millones de euros por accidente.
  • Daños materiales o sobre los bienes: se refiere a los daños causados por el vehículo asegurado a elementos como viviendas, mobiliario urbano, etc. De esta manera si en el accidente se derriba una farola, por ejemplo, también esta estará cubierta. La cuantía máxima para cubrir estos daños es de 15 millones de euros por accidente. Conviene indicar que los daños causados en bienes familiares con hasta el tercer grado de consanguinidad quedan fuera de la cobertura de la póliza.

Estas cuantías máximas están establecidas por ley según el Real Decreto Legislativo 8/2004 en el artículo 4:

Artículo 4. Ámbito territorial y límites cuantitativos.

(…) 2. Los importes de la cobertura del seguro obligatorio serán:

a) en los daños a las personas, 70 millones de euros por siniestro, cualquiera que sea el número de víctimas.

b) en los daños en los bienes, 15 millones de euros por siniestro. (…)

¿Qué es la Responsabilidad Civil Voluntaria en el seguro del coche?

Por su parte, el seguro de Responsabilidad Civil Voluntaria es una cobertura añadida por las compañías de seguros, en muchas ocasiones incluidas de base en el propio seguro a terceros. Es complementaria a la Responsabilidad Civil Obligatoria, y fue creada con la idea de hacer frente a los posibles siniestros que supongan una cantidad mayor que la que el seguro obligatorio puede cubrir. Es decir, una ampliación de carácter económico.

Al igual que ocurre con la Obligatoria, la indemnización de la Responsabilidad Civil Voluntaria no es ilimitada. Hasta el año 2008, esta cobertura tenía gran importancia, ya que los límites que establecía la ley para el seguro obligatorio era muy inferiores a las cifras que se ofrecen actualmente:

  • Daños personales y corporales: hasta 350.000€ por persona.
  • Daños materiales o sobre los bienes: hasta 100.000€ por siniestro.

Después de esa fecha, la ley se modificó con las cantidades que conocemos hoy día. Así, en la actualidad, el capital que se asegura con esta cobertura es de 50 millones de euros por siniestro, tanto para los daños materiales como los personales.  Además de esto, hay otros conceptos por los que esta responsabilidad civil es importante, ya que tiene otros ámbitos de actuación:

  • Daños ocasionados a terceros al remolcar un vehículo: Los daños que se puedan producir mientras una grúa remolca el vehículo.
  • Daños ocasionados a terceros por objetos desprendidos: Cobertura para daños ocasionados a terceros por objetos que se puedan desprender del vehículo asegurado en movimiento.
  • Daños ocasionados a terceros por hijos menores del conductor principal: Es decir, por cosas que puedan hacer los hijos menores del conductor principal. Recuerda que va contra la ley que un menor de edad conduzca un vehículo, por lo que esa situación nunca estará cubierta.
  • Daños ocasionados por pasajeros: Cobertura para daños ocasionados a terceros por pasajeros que viajen en el vehículo asegurado.

¿Qué diferencias hay entre la responsabilidad civil obligatoria y la voluntaria?

La primera diferencia entre responsabilidad civil obligatoria y voluntaria es la obligación de la contratación: la responsabilidad civil voluntaria es, como su propio nombre indica, una garantía voluntaria que puede incluirse en la póliza, o no. Sin embargo, el seguro de responsabilidad civil obligatoria es imprescindible para poder circular.

Otra diferencia que nos encontramos es que el seguro de responsabilidad civil obligatoria no cubre los daños que sean causados por un coche que esté bajo la conducción de otra persona que no sea el propietario del coche y titular del seguro.

Por ejemplo, si el hijo del titular cogiera el vehículo y tuviera un accidente, la aseguradora no se haría responsable de los daños causados, a no ser que tuviera contratada la Responsabilidad Civil Voluntaria. De esta manera, se amplía la capacidad de esta garantía.

Tampoco quedarían cubiertos, en caso de que no tuviéramos contratada esta cobertura de Responsabilidad Civil Voluntaria, los daños que causemos al remolcar un vehículo, lo cual puede suponer un alto coste en caso de accidente.

La Responsabilidad Civil Obligatoria está incluida en todas las modalidades de seguro, mientras que la voluntaria no tiene por qué estar añadida, pero suele ser habitual.

Por último, las cantidades establecidas son distintas. Como hemos podido comprobar, la cobertura de la Responsabilidad Civil Obligatoria es mayor en cuestiones económicas que la Responsabilidad Civil Voluntaria.

¿Cuál es el mejor seguro con ambos tipos de Responsabilidad Civil?

Tanto si consideras que la cobertura de responsabilidad civil es suficiente para asegurar tu coche, como si quieres considerar otra modalidad de seguro o alguna cobertura adicional como es la responsabilidad civil voluntaria, el comparador de seguros de coche de CHECK24 es la herramienta perfecta.

Comparar seguros es la manera más cómoda, rápida y barata de encontrar el seguro que más se adapte a tus necesidades. A través del comparador de CHECK24 podrás realizar toda esta gestión de forma fácil y cómoda. Aprovecha y revisa el precio de la póliza de tu coche y, ¡empieza a ahorrar!

¿Cómo saber cuándo caduca el seguro del coche? 

Una de las dudas más habituales entre conductores es cómo saber cuándo caduca el seguro del coche. Al ser un servicio que se renueva normalmente al cabo de un año, es fácil olvidar cuándo es el momento exacto para ello o incluso el mes en que llega el siguiente pago. 

Pero antes de preocuparse sobre qué pasa si me caduca el seguro del coche, es preciso aclarar que el sector está orientado a que esto no sea un problema, es decir, a que la renovación del servicio se produzca de forma automática, salvo que una de las dos partes decida darlo de baja. 

¿Qué pasa si me caduca el seguro del coche?

Incluso de ser cierto, lo mejor que puedes hacer es aprovechar el comparador de CHECK24 y de un vistazo podrás ver todo lo que te ofrece cada aseguradora, según tus preferencias. 

Renovación automática de seguros

Como vemos, y por suerte para los más despistados, hay que hacer intención para que un seguro de coche se caduque sin alternativa. La práctica habitual en el sector es firmar pólizas con una validez de un año que se van prorrogando hasta que una de las partes decide cancelarla. Por tanto, siempre que no contactes expresamente a tu compañía para informarles de que no quieres renovar el seguro del coche, este se prorrogará año a año. 

La ley de Contrato de Seguro avala este proceder. Así, la única condición a la hora de establecer los límites temporales de un seguro será que la duración base de la póliza no deberá ser de más de diez años. Además, las prórrogas deberán ser de un máximo de un año. Una vez se cumplan esos dos requisitos, las condiciones sobre la duración del seguro irán establecidas en la póliza. 

¿Cómo saber cuándo caduca el seguro del coche?

Hoy en día tenemos muchas formas de averiguar cómo saber cuándo caduca el seguro de coche. Te contamos a continuación algunas de las más recurrentes:

Revisar póliza del seguro

Si tienes en casa la póliza del seguro de coche, puedes comprobar directamente la fecha. El pago es anual, por lo que salvo alguna excepción, se realizará el cobro el mismo día exacto de ese año que el que inicialmente solicitaste de forma oficial el servicio. 

Como decimos, no suele ser un problema preocuparse sobre qué pasa si me caduca el seguro del coche. Igual que tú tienes accesible esta información en tu póliza de seguro, la compañía aseguradora también lo tiene registrado en una base de datos que, en la mayoría de los casos, tiene asociadas acciones de cobro. 

Por tanto, cuando llegue el momento, lo normal es que se realice un intento de cobro equitativo al pago acordado, tanto si es anual como fraccionado. 

En este último caso, recuerda que el pago fraccionado debe abonarse en todas las fracciones acordadas. El hecho de dejar de pagar una de estas fracciones, no estaría anulando el seguro. Lo que estás haciendo en estos casos es cometer un impago, que también tiene consecuencias potenciales a las que tendrás que enfrentarte. 

Contactar con la compañía de seguros 

Por descontado, puedes contactar con la compañía de seguros y saber cuándo caduca el seguro del coche

Una vez que te hayas identificado correctamente, la aseguradora podrá ofrecerte la información correspondiente para que puedas prepararlo todo para un pago óptimo de la póliza. 

Acceder a la compañía de seguros de forma online 

Hoy en día las nuevas tecnologías permiten saber cuándo caduca el seguro del coche de una forma muy sencilla y sin tener que acudir a ningún sitio o contactar con la aseguradora. 

Por lo general, puedes acceder a la compañía de seguros de forma online desde su página web oficial o bien desde una app descargable, si la tiene desarrollada. 

En ambos casos tendrás que iniciar sesión como cliente y al instante entrarás en un entorno seguro y privado, donde estará toda la información personal que necesitas, incluyendo cuándo caduca el seguro del coche. 

Recomendaciones para no olvidar cuando caduca el seguro del coche

Cómo saber cuándo caduca el seguro del coche es muy sencillo si sigues estas recomendaciones: 

  • Apúntate en un almanaque o agenda la fecha de caducidad e incluso algún aviso con anterioridad. 
  • Configura notificaciones desde tu cuenta bancaria, para recibir avisos con antelación sobre pagos a corto plazo, como puede ser el del seguro de coche. 
  • Confirma a la aseguradora que quieres recibir algún aviso con suficiente previsión para no olvidarte de cuándo caduca el seguro del coche. 

Ten en cuenta también que, dado que el servicio de renovación de los seguros de coche suele ser automático, si quieres darlo de baja y cambiarte a otra compañía, tienes que hacerlo con suficiente tiempo previsor. 

De esta manera, podrás aprovechar todas las posibilidades de CHECK24 y comparar los distintos seguros de coche disponibles, para escoger el que mejor se adapte a lo que estás buscando. 

Si no respetas este período y se renueva el seguro de coche, aunque sea fraccionado y solamente hayas abonado la primera fracción, tendrás que volver a esperar a que se aproxime la fecha de finalización del servicio, para solicitar una baja de forma efectiva. 

Vías no aptas y el seguro de tu coche

Si hay algo que caracteriza a la red de carreteras en España es su amplia extensión. Si te gusta conducir o necesitas la libertad de movimiento que te da viajar en tu propio coche, tienes muchísimas opciones para ir del punto A al punto B. Autopistas, autovías, carreteras nacionales… Y, aun así, seguro que alguna vez te has tenido que meter por un camino de cabras. Ya sea porque vives en una zona rural, porque te gusten las actividades al aire libre o porque tu navegador GPS te haya calculado la ruta más corta a su manera, ir de una carretera asfaltada a un camino de tierra está a un desvío de distancia. Es posible, incluso, que ese camino de tierra se considere una vía no apta. ¿Y cómo funcionará en vías no aptas tu seguro de coche, si te ves en necesidad de pedir ayuda? Sigue leyendo para conocer la respuesta.

¿Qué son las vías no aptas?

Las vías no aptas, como ya te imaginas por su nombre, son aquellas que no tienen unas condiciones suficientemente buenas como para cruzarlas en coche. Seguro que, si últimamente has dado una vuelta por alguna zona de campo, visualizas un punto concreto de tu ruta en el que pensaste “mi coche no está preparado para ir por aquí”. Ponemos la mano en el fuego a que estabas circulando por una vía no apta.

En general, la definición de vía no apta incluye los caminos no asfaltados, los cortafuegos, las pistas forestales y, en general, cualquier vía que el Estado no incluya en la red de carreteras, así como caminos en fincas privadas que no reciban mantenimiento. En general, podrás identificarlas porque no suelen estar ni asfaltadas ni pintadas, el firme está en malas condiciones y no tienen ningún tipo de señalización viaria.

Sin embargo, no podemos darte una lista de características exactas de las vías aptas y no aptas. Como las tareas de mantenimiento de la red de carreteras están delegadas a las comunidades autónomas, el criterio entre regiones no siempre coincide a la hora de catalogar carreteras y caminos. Eso quiere decir que lo que en un territorio es claramente una vía no apta, en otra puede ser una arteria fundamental que comunica varios núcleos urbanos.

Esto supone que circular por vías no aptas sea el pan de cada día para mucha gente, y que por tanto tengan la posibilidad de sufrir un accidente en ellas. Por el contrario, si no tienes costumbre de moverte por un camino de grava con baches, será más fácil que pierdas el control del coche el día que te encuentres en uno, o que te atasques en el firme suelto y necesites llamar a la grúa.

¿Cómo cubre las vías no aptas el seguro de tu coche?

Si te ves en esta situación y no eres capaz de sacar tu coche de una vía no apta, sea por un accidente leve o porque se te ha atascado en el terreno suelto, tenemos malas noticias para ti: Circular por vías no aptas es una situación excluida de las coberturas de muchas aseguradoras. Pero queremos hacer hincapié en ese “muchas”. Cada vez más son las compañías que incluyen asistencia en vías no aptas. Pueden cubrirlas en su oferta básica para diferenciarse de la competencia, o pagando algo más por la asistencia en carretera mejorada.  

A la hora de elegir tu próximo seguro de coche, revisa las condiciones bajo las que se ofrece la asistencia en carretera. Ahí será donde podrás comprobar si tienes incluida la asistencia en vías no aptas, y todos los peros que te puede poner tu aseguradora.

Cobertura en vías no aptas solo si tienen fácil acceso

Otra posibilidad será que tu seguro sí te cubra la asistencia en vías no aptas, pero solo en las que la grúa pueda acceder. Esta forma de cubrir los siniestros en vías no aptas es, cada vez más, la opción preferida de las aseguradoras. Supondrá que, si se te para el coche en un camino hacia un merendero junto al río, la grúa irá a por ti. Pero si decides cruzar el río por un vado porque no parece que tenga mucha profundidad y fallas en el intento, eso no estará cubierto.

¿Me interesa tener cobertura en vías no aptas?

Como todo en esta vida, depende. Hasta aquí te hemos puesto ejemplos de situaciones en las que estarías circulando (y necesitando asistencia) en vías no aptas. Si todos o casi todos te suenan a algo muy lejano o que no has vivido nunca, es probable que no necesites asistencia en este tipo de vías. En caso de que rara vez conduzcas fuera de núcleos urbanos o por zonas de campo, será poco probable que tu coche se averíe en un lugar donde no llega la grúa. Por tanto, no será necesario que te fijes en esta cobertura al cambiar el seguro de tu coche.

La cosa cambia si sueles ir al campo, ya sea porque vives o trabajas en una zona rural, o porque te gustan las actividades al aire libre como turismo activo, montañismo, caza o pesca. Si cualquiera de ellas es tu caso, es más que probable que suelas circular por vías no aptas. Por tanto, será más que recomendable que busques este nivel de asistencia al contratar un seguro de coche. Como alternativa, deberás plantearte pagar un suplemento para ampliar el grado de cobertura.

Conclusión

Elegir una asistencia en carretera que te proteja en las situaciones donde más puedes necesitarlo es una decisión esencial. En el caso de las vías no aptas, tu seguro de coche deberá cubrirlas en la mayoría de los casos, si sueles transitarlas. Si, por el contrario, no frecuentas este tipo de caminos, no deberás preocuparte por esta cobertura. La asistencia en vías no aptas de tu seguro de coche es solo uno de los elementos que debes tener en cuenta a la hora de elegir asistencia en carretera. Otras cuestiones que no debes olvidar serán si la asistencia es desde kilómetro 0 (o, lo que es lo mismo, desde la puerta de tu casa), si la grúa tiene el remolcaje limitado a ciertos kilómetros o si incluye coche de sustitución. Todas ellas son pequeñas piezas que hacen que tu seguro te de exactamente lo que necesitas.

En CHECK24 podrás comprobar al detalle la asistencia en carretera de más de 25 aseguradoras. Tan solo consulta los detalles de la tarifa y podrás ver esta información sobre la asistencia y sobre el resto de coberturas. Comparar seguros de coche es la manera más cómoda, rápida y barata de encontrar el seguro que más se adapte a tus necesidades. Aprovecha, revisa el precio de la póliza de tu coche, ¡y empieza a ahorrar!