¿No tienes ninguna cuenta todavía? Empieza aquí.
Contacto y ayuda
Nuestros expertos en seguros están a tu disposición
Lunes a viernes de 9:00 a 21:00, y sábados de 9:00 a 15:00
+34 924 924 050
(tarifa nacional; si llamas desde el extranjero puedes incurrir en gastos adicionales)
También puedes contactarnos por correo electrónico: seguros@check24.es

Aquaplaning: qué es y cómo evitarlo

Conducir bajo la lluvia puede ser un desafío, especialmente cuando nos enfrentamos al temido aquaplaning. En este artículo, exploraremos a fondo qué es este fenómeno y cómo puedes evitarlo para mantener la seguridad en la carretera. Descubre los secretos para enfrentar condiciones climáticas adversas tanto en coche como en moto. Cuándo y por qué ocurre el aquaplaning y qué medidas preventivas podemos implementar durante la conducción. Conoce cómo mantener el control al volante si te sucede este desplazamiento inesperado en carretera. ¡Sigue leyendo!

Vamos a hablar sobre

¿Qué es el aquaplaning?

El aquaplaning es un fenómeno que ocurre cuando un vehículo se desplaza sobre una ligera película de agua, lo que provoca la pérdida de tracción y control debido a que los neumáticos no logran mantener un contacto firme con el asfalto. Aunque puede ocurrir en cualquier momento, es más común en condiciones de lluvia intensa o en carreteras mojadas.

Cuándo se produce el aquaplaning: Causas que lo provocan

No es una simple casualidad, ni la consecuencia de un mal manejo del vehículo al volante, sino que se trata de un fenómeno que tiene un comportamiento relativamente predecible. Comprender cuándo y por qué se produce es esencial para anticiparnos a su aparición y ser capaces de reaccionar con éxito en caso de condiciones climáticas adversas.

En general, se produce cuando los neumáticos de un vehículo no logran evacuar toda el agua del asfalto y pierden el contacto con el suelo.

Una pérdida de control al volante que aunque de primeras no pueda parecernos, puede resultar en consecuencias de distinta gravedad. Desde un simple susto hasta un accidente que acabe con el siniestro total de nuestro vehículo.

Las causas que pueden provocar esta pérdida de tracción son diversas, pero las más comunes son las siguientes:

Factores climáticos: La lluvia, y en particular la acumulación de agua en la carretera, es la principal precursora.
Desgaste de los neumáticos: Unos neumáticos desgastados disminuyen la capacidad de dispersar el agua, aumentando el riesgo.
Velocidad y profundidad del agua: La velocidad del vehículo y la profundidad del agua en la carretera son factores críticos. Es esencial ajustar nuestra velocidad y reducirla en condiciones adversas.
Diseño de la carretera: La topografía de la carretera también juega un papel crucial. Ciertos diseños de carretera pueden contribuir y dificultar una conducción segura.

Aquaplaning en coches

La clave para entender qué sucede en los coches radica en la relación entre los neumáticos y la carretera. El diseño y la profundidad de los surcos en los neumáticos, así como la textura de la carretera, afectan a la capacidad de los neumáticos para dispersar el agua y evitar el deslizamiento. Algunos factores que aumentan la probabilidad son los siguientes:

  • Profundidad del agua: Cuanto más profunda sea la capa de agua, mayor será el riesgo de aquaplaning.
  • Velocidad: La velocidad es un factor crucial. Reducir la velocidad en condiciones húmedas no solo es una precaución, sino una estrategia efectiva para minimizar la probabilidad de accidente. Ya que a mayor velocidad, mayor es el riesgo.
  • Estado de los neumáticos: El estado de tus neumáticos es determinante. Mantenerlos en óptimas condiciones, desde la presión adecuada hasta revisar regularmente el desgaste, es una medida preventiva directa. Si los neumáticos están desgastados o en mal estado, aumenta el riesgo. Además, los surcos en la cubierta están diseñados para evacuar el agua que podría haber debajo, incrementando la fricción y asegurando el control. Un buen mantenimiento contribuye a una conducción más segura en condiciones de lluvia.

Aquaplaning en motos

En el caso de las motos, el aquaplaning puede ser especialmente peligroso debido a que la superficie de apoyo de los neumáticos es mucho más pequeña que la de los coches.

Las causas de este fenómeno en moto son similares a las de los coches. El aquaplaning se produce cuando los neumáticos de la moto no pueden evacuar toda el agua del asfalto y pierden el contacto con el suelo.

Consejos para evitar el aquaplaning en carretera

Algunos consejos que pueden serte de utilidad para evitar el aquaplaning en carretera son:

Reduce la velocidad, y adáptala a las condiciones adversas de la vía.
Evita frenazos bruscos y maniobras que requieran tracción inmediata.
Asegúrate que los neumáticos están en buen estado y tienen la presión adecuada.
Utiliza Tecnología de Asistencia. Aprovecha sistemas de control de tracción y estabilidad. Considera vehículos con tecnologías antideslizantes avanzadas.
Mantén una distancia de seguridad adecuada con el vehículo que tienes por delante con el fin de tener tiempo de reaccionar en caso de aquaplaning.
Evita las zonas encharcadas o con acumulación de agua. Cambia de carril si ves áreas con mayor acumulación de agua.

Qué hacer en caso de aquaplaning

Sufrir aquaplaning puede ser aterrador, pero saber cómo reaccionar es esencial para recuperar el control de tu vehículo de manera más rápida y segura. Aquí tienes una guía paso a paso sobre qué hacer:

Mantén la Calma: No entres en pánico. Mantén la calma y conserva la concentración.
Evita Frenar Bruscamente: No pises los frenos abruptamente, ya que esto puede empeorar la situación. Suaviza el pie del acelerador de manera gradual. Reduzca la velocidad de manera constante y asegúrate de tener el control total antes de aumentarla nuevamente.
No Realices Movimientos Bruscos del Volante: Evita giros repentinos o movimientos bruscos del volante. Mantén las manos en una posición firme y controlada.
Mira hacia el Punto de Escape: Dirige la vista hacia una zona segura de la carretera, donde puedas recuperar el control.
Desconecta el Control de Crucero: Si estás utilizando el control de crucero, desconéctalo para tener un control total sobre el vehículo.
Deja que el Vehículo se Estabilice: Permite que el vehículo se estabilice por sí mismo al disminuir la velocidad. Una vez que sientas que recuperas tracción, puedes comenzar a retomar el control.
Mantén Distancias de Seguridad: Después de recuperar el control, aumenta la distancia con el vehículo delante.
Evalúa las Condiciones de Conducción: Considera si las condiciones de la carretera justifican una reducción adicional de velocidad.

Practicar estas reacciones en un entorno de conducción controlado puede ayudarnos a estar preparados en caso de enfrentar un aquaplaning severo. Contar con un seguro de coche a todo riesgo puede sernos también de utilidad en caso de encontrarnos con un desenlace inesperado que requiera asistencia por parte de nuestra aseguradora.

¿Se puede anular un parte amistoso?

Afortunadamente, aunque los siniestros en carretera con otros conductores no siempre son todo lo cordiales que nos gustaría, los acuerdos amistosos son la solución más frecuente en caso de accidente. Sin embargo, aunque los partes amistosos son habituales, no siempre completamos de forma correcta la Declaración Amistosa de Accidente de Automóvil (DAA) y cometemos errores. Llegado ese punto: ¿se puede anular un parte amistoso? Te contamos cómo realizar la anulación de partes amistosos y algunos consejos prácticos. ¡Vamos a verlo!

Vamos a hablar sobre

Qué debes saber antes de anular un parte amistoso

Pongámonos en situación: acabamos de tener un siniestro con otro conductor y firmamos una declaración amistosa de accidente. Sin embargo, con las prisas abandonamos el lugar del accidente habiendo cometido errores en el parte que deben corregirse. ¿Se puede anular un parte amistoso? La respuesta es sí pero con matices.

Lo primero de todo es saber que la conocida como Declaración Amistosa de Accidente de Automóvil (DAA) es un modelo de impreso que suele facilitarnos la compañía aseguradora para declarar siniestros de automóviles. Es uniforme y compartido para todas las aseguradoras, y se encuentra homologado con el resto de países de la Unión Europea.

Descarga el Modelo de Parte Amistoso de Accidente (DAA)

Si te planteas cómo puedes dar marcha atrás este modelo de parte amistoso informado a la aseguradora, lo esencial es actuar con rapidez. La comunicación con la compañía de seguros es importante a la hora de retractarse del parte amistoso ya que es posible que ambas partes no hayan comunicado a la vez el siniestro a sus compañías, y se pueda anular el parte amistoso antes de iniciar el proceso de reclamación.

Además, es posible que si existen razones válidas para corregir el parte, como un malentendido o nueva evidencia del accidente, nuestra aseguradora pueda reconsiderar con facilidad la situación.

Se puede anular un parte amistoso pero es imprescindible un marco de comunicación transparente y clara mutuo.

Pasos a seguir para anular un parte amistoso

Si después de tener un accidente, y una vez presentado el parte amistoso a la compañía de seguros, existe algún error en la información y queremos saber si se puede anular un parte amistoso, debemos seguir los siguientes pasos:

Acuerdo ambas partes: se puede anular un parte amistoso si ambas partes están de acuerdo. Puede ser que por incluir datos erróneos o por rellenar el parte amistoso de forma incorrecta queramos anularlo. No hay problema, siempre y cuando mantengamos buena comunicación con la otra parte implicada.
Ponernos en contacto con la aseguradora: deberemos contactar con nuestra compañía de seguro de coche para informar que queremos modificar el parte amistoso.

Errores comunes que debes evitar al anular un parte amistoso

Al igual que existen errores comunes a la hora de cumplimentar un parte de accidente, también se producen a la hora de buscar saber si se puede anular un parte amistoso. Debemos evitar:

Aportar datos falsos. Falsificar un parte de accidente es ilegal. Si buscamos modificar un parte amistoso de accidente porque, voluntariamente, hemos introducido datos falsos, nuestra compañía de seguros no sólo puede negarnos la anulación, sino también abrirnos un expediente negativo como clientes.
Anular el parte sin comunicarlo a la otra parte. Permitir a un conductor modificar un parte amistoso sin supervisarlo, o valorar unilateralmente si se puede anular un parte amistoso, no es recomendable. A posteriori, podemos encontrarnos con sorpresas desagradables por parte de las aseguradoras.
Firmar la modificación sin conformidad. Si no estamos conformes con la cumplimentación o la modificación de un parte amistoso, no debemos firmar el documento.
Omitir la comunicación de lesiones o daños materiales leves. Si alguna de las partes insiste en valorar si se puede anular un parte amistoso para obviar la presencia de lesiones, por mínimas que sean, debemos negarnos.
Informar unilateralmente del accidente. Las dos partes deben comunicar a la aseguradora cualquier nuevo parte o modificación de parte de accidente. Ambas aseguradoras (o la misma, de pertenecer los conductores a la misma compañía) deben recibir información del siniestro por cada parte implicada.

¿Qué te recomendamos en CHECK24 antes de anular un parte amistoso?

Desde CHECK24, como expertos en seguros de coche, te recomendamos ante todo una buena comunicación. La primera recomendación sabiendo de antemano que se puede anular un parte amistoso, es hacerlo de forma rápida, transparente y directa. Ponernos en contacto con nuestra aseguradora y proporcionar toda la información que nos soliciten, en el menor tiempo, es clave para que la anulación de un parte de accidente finalice de forma exitosa.

¿Cuál es el asiento mas seguro del coche?

Toda precaución es poca si hablamos de garantizar nuestra seguridad y la de los nuestros en los desplazamientos en coche. Aunque esta es una decisión que solemos tomar de forma aleatoria, el lugar que elegimos en el vehículo, sí importa. Las condiciones en carretera pueden ser impredecibles. Conocer cuál es el asiento más seguro del coche para maximizar la protección de los ocupantes es clave. En CHECK24, te invitamos a descubrir una conducción más segura. Exploraremos los diferentes tipos de asientos (delanteros, centrales y traseros), y cuáles son sus principales ventajas e inconvenientes.

Vamos a hablar sobre

Asientos del coche, ¿cuál es el más seguro?

Si te preguntas cuál es el asiento más seguro del coche o, mejor dicho, si hay un asiento más seguro en el coche que otro, vamos a repasar las recomendaciones de los expertos.

Ocupar un asiento u otro influye en la probabilidad de fallecer en caso de sufrir un accidente por colisión. El equipamiento de seguridad que incorporan los vehículos más seguros del mercado ha contribuido a reducir considerablemente el número de fallecidos por accidentes de tráfico. Sin embargo, no todos los asientos ofrecen la misma protección. Por lo que conocer cuál es el asiento más seguro del coche es de vital importancia.

Te adelantamos que ante un impacto en carretera, si nos preguntamos cuál es el asiento más seguro del coche es el central trasero, y el menos seguro el asiento del copiloto. Si ordenamos por nivel de seguridad (del asiento más seguro al más inseguro):

Asiento trasero central
Asiento trasero derecho
Asiento trasero izquierdo
Asiento del conductor
Asiento delantero del copiloto

La clave está en conocer qué asiento resguarda más al pasajero respecto a los puntos de impacto más comunes en caso de siniestro. Estas localizaciones son puntos críticos durante la colisión por el nivel de energía del impacto que soportan, y cómo afectan a la estructura del vehículo.

Colisiones frontales. Los puntos de impacto más comunes en accidentes frontales con otros vehículos suelen ser el parachoques delantero, el capó y la zona frontal del vehículo.
Colisiones laterales. Estos puntos de impacto suelen concentrarse en las puertas laterales del lado impactado y en la zona lateral del vehículo, incluyendo la parte delantera y trasera de las mismas.

Asiento del conductor

Si nos preguntamos cuál es el asiento más seguro del coche, por su exposición en primera línea de colisión, los asientos delanteros cuentan con una serie de características y equipamiento de seguridad específico que refuerzan la protección de los ocupantes.

En caso de colisión frontal, el asiento del conductor cuenta con elementos como el cinturón de seguridad y el airbag frontal. Además, la posición del asiento y el volante están diseñados para garantizar la máxima protección y minimizar el desplazamiento del conductor hacia adelante.

El asiento del conductor se coloca de manera que respaldo y reposacabezas proporcionen un soporte óptimo a la columna vertebral y la cabeza. Además, se ajusta de forma que el conductor tenga una visibilidad óptima sobre el panel de instrumentos y la carretera. Además, se recomienda su ajuste de forma que las piernas del conductor alcancen los pedales con facilidad, manteniendo una posición segura y cómoda.

El volante se posiciona a una distancia adecuada del pecho del conductor, permitiendo un manejo preciso y reduciendo el riesgo de lesiones en caso de colisión. Mantener el volante en posición ergonómica se traduce en una conducción más segura que minimiza la fatiga, y mejora la capacidad de reacción en situaciones de emergencia.

Los paneles laterales y refuerzos estructurales están cuidadosamente diseñados para ejercer de defensa efectiva del conductor ante situaciones críticas, reforzando la estructura y minimizando la deformación de la cabina durante el impacto.

Asiento del copiloto

El asiento del copiloto está estratégicamente ubicado para ofrecer soporte de seguridad al conductor. Cuenta con elementos comunes al asiento principal como el airbag frontal y cinturón de seguridad de tres puntos. Este es el cinturón «clásico» formado por una banda resistente que cruza diagonalmente desde el hombro, pasando sobre el pecho, hasta un anclaje en el asiento situado a la altura de la cadera.

Sin embargo, se considera que el asiento del copiloto es el menos seguro del vehículo ya que, en caso de sufrir una colisión frontal por accidente, se encuentra más expuesto al llamado volantazo involuntario del conductor. Una maniobra de emergencia realizada instintivamente para evitar la colisión.

Asiento central trasero

Las estadísticas señalan que el asiento más seguro del coche es el asiento trasero central. Esta posición dentro del coche ofrece una mayor defensa y protección al pasajero, ya que se encuentra alejada de puntos de impacto comunes en accidentes frontales y laterales.

Pero ante la pregunta que nos hacemos sobre cuál es el asiento más seguro del coche, el central trasero es el asiento más seguro del coche ya que está alejado de las puertas en accidentes laterales y no tiene elementos estructurales delante en accidentes frontales. Siempre que el pasajero haga uso efectivo del cinturón de seguridad – que en el asiento trasero central suele ser de tipo abdominal y diagonal- se reducirá significativamente el riesgo de daños y lesiones en caso de siniestro.

Asiento trasero izquierdo

A la hora de saber cual es el asiento más seguro del coche, el asiento trasero izquierdo es una opción sólo recomendable si no se pueden utilizar las otros dos asientos traseros. Valorando cuál es el asiento más seguro del coche, el asiento trasero izquierdo es el menos seguro de todos los asientos traseros del vehículo.

Asiento trasero derecho

Después del trasero central, el siguiente asiento más seguro del coche es el trasero derecho. El asiento que se encuentra en el lado del vehículo opuesto al conductor. Por su parte, el más peligroso es el del copiloto, ya que en caso de colisión frontal está más expuesto al denominado “volantazo involuntario” del conductor, ya que en caso de un choque inminente, se tiende a dar siempre un giro a la izquierda.

¿Dónde deben sentarse los niños en un coche? ¿Y las personas mayores?

Los niños y niñas deben viajar en coche sujetos siempre mediante un dispositivo de retención infantil homologado y adaptado a su talla (en función de su altura y peso). Según las recomendaciones de la DGT para viajar con niños, el lugar más recomendable para colocar la sillita infantil es el asiento trasero central.

En caso de que el asiento central trasero no incluya sistema de anclaje Isofix y solamente cuente con cinturón de seguridad de dos puntos de anclaje, el siguiente asiento más seguro para los niños será el asiento trasero derecho, situado detrás del copiloto.

La legislación española obliga a que los niños con una altura igual o inferior a 1,35 metros viajen en los asientos traseros. Los niños sólo pueden sentarse en el asiento delantero del coche bajo determinadas circunstancias excepcionales, debiendo ocupar siempre los asientos traseros del vehículo.

Respecto a las personas mayores, el asiento trasero central sigue siendo la opción de asiento más segura. Sin embargo, con el objetivo de facilitarles el acceso y salida del vehículo, en muchos casos se recomienda utilizar el asiento trasero lateral que quede más cercano al bordillo de la acera, y más alejado de la vía.

Todo ello con el fin de protegerles frente a posible circulación colindante de otros vehículos, y para evitar entorpecer el tráfico al abrir y cerrar las puertas para ayudarles a salir del vehículo. Se recomienda también hacer uso de asideros o apoyabrazos que les resulten de utilidad como soporte adicional al levantarse.

Cinturones de seguridad y protección en el vehículo

Sin embargo, es importante recordar que la seguridad en un vehículo no se limita únicamente a un asiento seguro en el coche. Aunque el asiento trasero central es garantía de protección en colisiones, el cinturón de seguridad debe ser funcional y utilizado con el fin de evitar lesiones en accidentes. No olvidemos que los cinturones de seguridad son la primera barrera de defensa en el interior de un vehículo ante el riesgo por colisión.

Los cinturones de tres puntos de anclaje son considerados los más seguros debido a varias razones. Están compuestos por una banda de material resistente que se coloca diagonalmente sobre el hombro, cruzando el pecho del ocupante, hasta abrocharse en la cadera.

Reparten la fuerza del impacto de manera uniforme, minimizando el riesgo de lesiones en caso de colisión.
Consiguen mantener al ocupante en su posición durante la colisión, evitando que se desplace hacia adelante o hacia los lados, e incluso que salga despedido.
Minimizan el impacto contra el interior del vehículo, y reducen las posibilidades de lesiones por daños en cabeza, cuello y torso.

Si buscas la máxima seguridad al viajar en coche, el asiento trasero central es el más seguro del vehículo. Sin embargo, aunque los asientos traseros ofrecen una capa adicional de seguridad al estar menos expuestos a puntos de impacto comunes, es el buen uso de los cinturones de seguridad lo que garantiza una protección óptima para los ocupantes.

¿Tienes preguntas?

Nuestros expertos en seguros de coche estarán encantados de ayudarte.

+34 924 924 050
seguros-coche@check24.es
Preguntas Frecuentes Seguros de coche

¿Cómo funciona un coche automático?

Corría el año 1903 cuando el francés Louis Bonneville diseñaba el primer cambio automático de la historia del automóvil. Aunque tuvo que esperar casi treinta años para ver cómo su invento era utilizado por General Motors. Durante los años 80 y 90, se popularizaban como una alternativa excepcional al cambio manual, convirtiendo la conducción en una actividad relajada y cómoda que facilitaba los desplazamientos a los conductores. Saber cómo funciona un coche automático es esencial. Aunque en España, los fabricantes siguen priorizando su incorporación en vehículos de gama alta.

Funcionamiento de un coche automático

Como especialistas en seguros de coche en España, conocemos la importancia de comprender a fondo acerca de cómo funciona un coche automático y otras características de nuestro vehículo. La tendencia al cambio automático continúa al alza, y es probable que dentro de unos años acabemos viendo más coches automáticos que manuales en nuestras carreteras. En este artículo, te ayudaremos a entender mejor cómo funciona un coche automático, y cuáles son las diferencias de transmisión frente al tradicional cambio manual.

Aunque existen complejos mecanismos que hacen posible la conducción automática, la principal característica para entender cómo funciona un coche automático es saber que prescinden del pedal de embrague. Una suave transición entre marchas que hace posible que conducir se convierta en algo tan simple como frenar y acelerar.

Así que si eres del grupo de conductores noveles o menos experimentado al volante de un vehículo, no tienes por qué tener miedo a conducir un coche automático. Veamos cuáles son las principales diferencias de cómo funciona un coche automático frente a uno manual.

Posición del asiento y del volante

Ajustar la posición del asiento y el volante es fundamental para una conducción cómoda y segura. Ya no sólo para garantizar nuestro confort durante los desplazamientos en carretera, sino para asegurar el control óptimo mientras nos adaptamos a cómo funciona el coche automático.

Lo ideal es ajustar el asiento en un coche automático de manera que tus piernas queden ligeramente dobladas y puedas alcanzar fácilmente los pedales sin necesidad de estirarlas por completo. Esta postura ergonómica y la altura adecuada del volante para un agarre seguro garantizan una mejor experiencia de conducción, y mayor seguridad vial en carretera.

Si estás intentando entender cómo funciona un coche automático, es importante que mantengas una distancia correcta al volante al igual que en el manual. Una distancia al volante óptima que te permita doblar ligeramente los codos al agarrarlo, a la vez que te permita mantener la visión clara de espejos retrovisores y panel de control e instrumentos del vehículo. Recuerda que no debes estar ni muy pegado al volante ni muy separado, ya que ambas posturas son incorrectas.

Saber cómo funciona un coche automático y aprender a colocarte bien al volante, harán que disfrutes de una mejor experiencia de conducción.

Pedales en el coche automático

A la hora de aprender cómo funciona un coche automático, necesitaremos conocer la posición de los pedales para una conducción más segura y eficiente.

Freno (posición izquierda)
Acelerador (posición derecha)

Como ya hemos adelantado, no existe pedal de embrague en la manera en cómo funciona un coche automático. Todo el protagonismo lo tienen el pedal de freno y acelerador. Esa es la principal diferencia de cómo funciona un coche automático. Así que asegúrate de que el pie izquierdo, que antes empleabas para embragar, aprenda a reposar cómodamente en el reposapiés. Quizá esta posición del pie izquierdo en reposo es uno de los mayores retos a la hora de saber cómo funciona un coche automático sin marchas manuales.

Levanta y presiona sobre el pedal acelerador para mantener una velocidad homogénea, y evita frenar a menos que sea necesario para facilitar una transición suave entre frenado y aceleración, permitirá que mantengas una conducción homogénea, y te ayuda a ahorrar en combustible mientras te adaptas a cómo funciona un coche automático.

Posiciones de la palanca de cambios

Adaptarnos a la ubicación y función de la palanca de cambios es importante para aprender cómo funciona un coche automático. Se encuentra generalmente en la posición central entre los asientos delanteros de conductor y copiloto. Al igual que en los automóviles manuales.

A la hora de hacernos a cómo funciona un coche automático, tendremos que interiorizar las posiciones de la palanca de cambios:

P (Parking). Con el vehículo detenido. La posición antes de arrancar.
D (Drive). Avanzar. Activada mientras estemos conduciendo.
R (Reverse). Retroceder. Es la clásica «marcha atrás».
N (Neutro). Libera la transmisión y permite que el coche se mueva si es necesario remolcarlo.
L (Low). No incluida en todos los vehículos automáticos. Ofrece una marcha más baja para situaciones en las que es necesaria mayor tracción, como descensos pronunciados.

Cambio de marchas en coche automático

Si queremos entender del todo cómo funciona un coche automático y su cambio de marchas, tendremos que saber que algunos modelos incorporan elementos en el volante para practicar cambios secuenciales. Esto quiere decir que permiten al conductor escoger relaciones más cortas o más largas de transmisión, ofreciendo una mayor sensación de control del vehículo.

Claves para conducir un coche automático por primera vez

Para saber cómo funciona un coche automático y conducir por primera vez de forma segura, es esencial prestar atención a las principales posiciones de la palanca de cambios. Vamos a ver cómo conducir por primera vez un coche automático paso a paso:

Colocamos el vehículo e la posición P (Parking) antes de encender el motor.
Colocamos el pie en el freno y encendemos el vehículo.
Desplazamos la palanca a la posición D (Drive) cuando estemos listo para avanzar.
Siempre que necesites retroceder, cambia la palanca a R (Reversa) con precaución.
Para detener el vehículo por completo, coloca la palanca en P y utiliza el freno de estacionamiento.

¿Y cómo funciona un coche automático mientras lo conducimos? Sólo necesitaremos soltar gradualmente el freno y presionar suavemente el acelerador para iniciar el movimiento. Cada vez que soltemos el acelerador, el coche disminuirá la velocidad. No necesitaremos utilizar el freno a menos que sea una emergencia. Así que el pie izquierdo puede mantenerse en reposo.

¿Cómo funciona un coche automático en el cambio de marchas?
¡Recuerda! Lo primero y más importante es que siempre mantengas el pie en el freno al cambiar la posición de la palanca.
Cuando quieras pasar del vehículo detenido en la posición P (Parking) a D (Drive) para avanzar, asegúrate de pisar el freno
para que el coche no se mueva. Es importante que esta aceleración y avance del vehículo en D (Drive) la hagas de
forma controlada.
Equipo de Seguros CHECK24

Coche con transmisión automática vs coche con transmisión manual

Ya hemos visto las principales diferencias de cómo funciona un coche automático frente a un vehículo de transmisión manual. Pero ¿cuáles son otras diferencias entre la transmisión automática y la manual en los automóviles?

Elegir entre una transmisión automática y una manual dependerá de nuestras preferencias de conducción. Si prestamos atención a cómo funciona un coche automático, veremos que el cambio de marchas es realizado de forma automática por el sistema incorporado en el automóvil, sin intervención del conductor. Esto proporciona una experiencia de conducción más segura y relajada, especialmente en tráfico urbano o en largos trayectos en carretera.

Sin embargo, en un vehículo con transmisión manual, el conductor cuenta con una sensación mayor de control sobre el vehículo y los movimientos, lo que permite que muchos conductores disfruten de cómo funciona un coche automático, como si se tratase de una actividad de ocio más.

Si prestamos atención a las diferencias de mantenimiento que existen entre los coches manuales y cómo funciona un coche automático, estos últimos requieren un cuidado más frecuente derivado de la complejidad de su sistema. Las transmisiones manuales suelen ser más simples y baratas de mantener.

Evaluando las diferencias de precio, y comparando modelos con un motor equipamiento y carrocería similar, los manuales siguen resultando más asequibles que los coches automáticos.

Ahora que ya conoces las principales diferencias sobre cómo funciona un coche automático frente a un automóvil con marchas tradicionales, puedes elegir el que más se ajuste a tu estilo y hábitos de conducción. Ya que esto no tiene por qué afectar de forma sustancial al precio que pagas por tu seguro.

¿Tienes preguntas?

Nuestros expertos en seguros de coche estarán encantados de ayudarte.

+34 924 924 050
seguros-coche@check24.es
Preguntas Frecuentes Seguros de coche

Niños en asiento delantero del coche, ¿es posible?

¿Es seguro viajar con niños en el asiento delantero del coche? La seguridad de los más pequeños dentro del vehículo es una preocupación esencial para los padres. Explorar las regulaciones, pautas y recomendaciones de la DGT sobre sentar a los niños en el asiento delantero del vehículo, nos ayudará a garantizar un viaje seguro para los menores, y evitar posibles sanciones de tráfico. Descubre con CHECK24 qué establece Tráfico sobre cómo sentar a tus hijos en el coche de la forma más segura en función de su edad o estatura. Veamos cómo garantizar un trayecto en coche más seguro para ellos.

Vamos a hablar sobre

Sistema de Retención Infantil en el asiento delantero del coche

Los sistemas de retención infantil (también conocidos como SRI o sillas de coche) son obligatorios por ley, y garantizan la protección de los más pequeños durante los desplazamientos en el vehículo.

Silla del coche para niños según la altura:

De 40 a 85 cm (equivalentes al antiguo Grupo 0), instalación a contramarcha.
De 45 a 105 cm (hasta 18 kg, equivalentes al Grupo 0+/I), instalación a contramarcha o normal.
De 100 a 150 cm (de los 15 kg a los 36 kg, equivalentes al Grupo II/III), instalación normal.

Silla del coche para niños según el peso:

Grupo 0 y 0+: Hasta 13 kg (desde recién nacidos hasta 15 meses).
Grupo I: De 9 a 18 kg (de 9 meses a 4 años).
Grupo II: De 15 a 25 kg (de 3 a 7 años).
Grupo III: De 22 a 36 kg (de 6 a 12 años).

Desde la última modificación del R.G de Circulación en el año 2015, llevar a los niños en el asiento delantero del coche está totalmente prohibido, salvo en tres excepciones lógicas que veremos más adelante.

Riesgos y consecuencias de que los niños utilicen el asiento delantero del coche

Saber cuándo puede ir un niño en el asiento delantero del coche es una de las preguntas más habituales. Sin embargo, conocer los riesgos y consecuencias de sentar a los niños en el asiento delantero es fund

La DGT establece claramente cuándo pueden ir los niños en el asiento delantero del coche en función de su edad y estatura. No cumplir con las medidas de protección o sentar a los niños en el asiento delantero puede suponer un riesgo muy grave para los menores.

Airbag frontal del coche: desactivar el airbag frontal del coche cuando se transporta a un niño en el asiento delantero es una medida crucial para garantizar su seguridad. Con los airbags laterales no ocurre ningún problema, y pueden mantenerse activados.
Mayor impacto en colisiones: en caso de accidente, el asiento delantero siempre está más expuesto que los asientos traseros, que proporcionan una zona de amortiguación y son los asientos más seguros del coche. En el asiento delantero, los niños se sitúan más cerca del parabrisas, aumentando el riesgo de lesiones.
Distracciones: sentar a los niños en el asiento delantero del coche, multiplica la posibilidad de distracción y directamente el riesgo de accidente. Durante muchos años, los conductores han preferido llevar al bebé en el asiento delantero para vigilarle o entretenerle. Si lo que quieres es poder vigilar al bebé en el asiento trasero, existen espejos para sillas a contramarcha.

¿Hasta que edad hay que llevar a los niños en la silla del coche?

Además de la estatura, otra de las preguntas frecuentes es hasta que edad tiene que llevar un niño la silla en el coche.

Independientemente del trayecto, todos los niños de estatura igual o inferior a 1,35 metros deben viajar sentados en un SRI adaptado. El reglamento de circulación y la propia DGT velan por su cumplimiento con el fin de garantizar la seguridad en el coche para los niños.

A partir de ese momento, cuando apoye con comodidad los pies en el suelo, un niño puede ir sin silla en el coche usando el cinturón de seguridad en cualquier plaza como el resto de pasajeros. Además, existen diversos accesorios para sillas y cinturón de seguridad para niños que aseguran su confort y protección durante los viajes.

¿Qué dice la DGT sobre los niños y el asiento delantero del coche?

Como adelantábamos, el reglamento contempla tres excepciones por las cuales niños y niñas con una altura igual o superior a 135 cm y 12 años de edad cumplidos podrán sentarse en el asiento delantero del coche como copilotos bajo tres situaciones excepcionales:

Si el coche no cuenta con asientos traseros. Por ejemplo en coches biplaza, furgonetas, etc.
Cuando a pesar de contar con asientos traseros, todos ellos están ocupados por niños que miden menos de 1,35 centímetros.
Cuando no sea viable la instalación de todos los sistemas de retención infantil necesarios en los asientos traseros.

Consejos y recomendaciones para hacer un uso seguro del asiento delantero del coche

Además de la altura mínima para sentar a un niño en el asiento delantero del coche, la DGT lanza consejos y recomendaciones para viajar más seguro en el coche con niños:

Airbags: los airbags frontales están diseñados para proteger a adultos y están concebidos para una activación brusca. En caso de despliegue, pueden resultar peligrosos o causar lesiones graves a los más pequeños.
Elegir un sistema ISOFIX. El estándar ISO de sistema de sujeción para sillas de seguridad para niños con unos puntos de anclaje estándares fijos para ser adaptados en los vehículos. Permitiendo asegurar a los niños de forma rápida y segura.
Situar el SRI preferentemente en el asiento central trasero. La siguiente opción más segura es la plaza de detrás del copiloto. Al ser la que suele situarse más cerca de la acera, se reduce el riesgo al sacar al pequeño del vehículo.
Respetar el peso y altura del menor para elegir la silla más adecuada, que garantice su seguridad y confort.
Correcta sujeción del SRI: evitar el uso de abrigos u otras prendas voluminosas que dificulten la buena sujeción del pequeño, así como holguras entre la sillita y el cuerpo del niño.
Sentido de colocación de la silla: la recomendación general es que los niños viajen en la medida de lo posible, sentados en el sentido contrario a la marcha.
Educación infantil: si los niños tienen cierta edad, es importante concienciarles sobre la importancia de hacer un buen uso del sistema de retención con el fin de evitar que puedan ponerse en peligro.

Miedo a conducir un coche automático: ¿cómo superarlo?

Tener miedo a conducir un coche automático puede ser traumático para muchos conductores. Aunque estos vehículos prometen comodidad y eficiencia, algunas personas no se sienten seguras al cambiar un coche tradicional manual con su cambio de marchas por uno automático. Superar este temor es posible si seguimos las estrategias y consejos de los expertos. En este artículo, te mostraremos algunas claves para vencer el miedo a conducir un coche automático y recuperar la confianza al volante. Descubre cómo la tecnología puede ayudarte a disfrutar de una conducción relajada y segura.

Vamos a hablar sobre

¿Por qué tenemos miedo a conducir un coche automático?

La Amoaxofobia o miedo a conducir que sufre aproximadamente el 30% de la población mundial puede convertirse en un verdadero infierno de ansiedad incontrolable y limitadora. Afortunadamente, al igual que otras fobias, el miedo a conducir un coche automático se puede racionalizar y tratar.

Tener miedo a conducir un coche automático y sufrir ansiedad y bloqueo cuando nos ponemos al volante puede generar frustración y enfado. Una sensación de falta de control que ocasiona un fuerte temor irracional. Especialmente, cuando desconocemos los motivos por los que tenemos miedo a conducir un coche automático. Algunos de los síntomas del miedo a conducir pueden ser:

Palpitaciones
Sudoración
Sensación de mareo
Tensión muscular
Boca seca
Dificultad para respirar
Visión borrosa

Lo cierto es que esta inseguridad puede ser fruto de causas psicológicas y emocionales. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que el cambio de un vehículo manual a uno automático implica una adaptación en la forma en que manejamos el automóvil. Modificar la interacción habitual entre la palanca de cambios y el embrague por otra maniobra, por muy básica que sea, puede generarnos inseguridad y falta de coordinación inicial.

Para conductores acostumbrados al tradicional cambio manual, modos automáticos como el control de crucero adaptativo o la asistencia de estacionamiento, pueden resultar invasivos. Generando una falsa sensación de falta de control del coche, o pérdida de autonomía.

En otros casos, experiencias negativas conduciendo en el pasado o situaciones traumáticas que hayan podido acabar en siniestro, pueden teñir negativamente la experiencia y predisponernos a sufrir ansiedad a la hora de subirnos a un vehículo automático. Es común que el miedo a conducir un coche automático pueda aparecer tras haber sufrido un accidente automovilístico, propio o ajeno.

Los pensamientos intrusivos repetitivos pueden derivar en el miedo a conducir un coche automático infundado e irracional. Es importante saber que el miedo a conducir un coche automático se supera. Sólo requiere de paciencia, mejora en el conocimiento de estos sistemas, práctica para familiarizarse con la nueva tecnología, y mayor confianza en torno a lo seguro que resulta conducir este tipo de vehículos.

5 claves para superar el miedo a conducir un coche automático

Si has experimentado esta sensación de ansiedad e inseguridad al volante de un vehículo automático, vamos a dejarte algunos consejos y recomendaciones clave que pueden servirte de ayuda.

Comprende un coche automático

La primera parada en este viaje para perder el miedo a conducir un coche automático pasará, precisamente, por entender cómo funciona un coche automático.

Un coche automático solo tiene dos pedales: freno y acelerador. Olvídate del embrague.
Aprende las posiciones de la palanca de cambios. Parking (P), Neutral o Punto Muerto (N), Drive o posición para Avanzar (D), Reverse o Marcha Atrás (R)
Algunos modelos tienen un modo secuencial o manual. Permitiendo mover la palanca hacia delante para subir de marcha o hacia atrás para reducir. Creando una sensación de «falso coche manual».

Practica para perder el miedo

A veces, la falta de práctica especialmente cuando somos conductores novel, durante los primeros años tras sacarnos el carnet de conducir, puede ocasionar cierto nivel estrés a la hora de ponernos frente al volante.

Esta situación, no gestionada de forma correcta, puede derivar en ansiedad. Una de las principales recomendaciones y estrategias para dejar de tener miedo a conducir un coche automático es clara: no dejes de conducir. Al desencadenarse un nivel de ansiedad o estrés, nos resulta complicado volver a exponernos a esa situación o conducir de nuevo un vehículo automático. Por lo que cuanto más tiempo pasemos sin conducir el coche por miedo, más aumentará nuestra inseguridad al volante.

Si hace mucho que no conduces, puedes acudir a una autoescuela para recibir clases prácticas de reciclaje y perfeccionamiento para volver a conducir. Si llevas tiempo sin conducir un coche y cuando llega el momento no te sientes tan seguro como antes.

Respiración y relajación

Técnicas de afrontamiento como la relajación y la respiración son de gran ayuda para aliviar los síntomas cuando se experimenta ansiedad o miedo a conducir un coche automático. Ante una situación de estrés como esta que experimentemos al volante, lo mejor dentro de las posibilidades, es identificar a la mayor brevedad los síntomas relacionados, y detenernos en un lugar apropiado hasta recuperar el control y conseguir desactivar fisiológicamente el miedo.

Algunas estrategias de atención plena como el Mindfulness en las que se dirige la atención con intención específicamente hacia el momento presente, ayudan a producir cambios en el cerebro que permiten reducir el estrés. Aprender que el miedo no surge «en el presente» sino como una evaluación de riesgos en base a nuestras experiencias, ayuda a centrar la atención en la conducción.

Ve acompañado de alguien

Ir acompañados de alguien puede canalizar nuestra atención y conseguir que desviemos los pensamientos intrusivos del miedo a conducir un coche automático.

Además, verbalizar la situación mediante el habla, controlada por el hemisferio izquierdo del cerebro, favorece que conectemos con nuestra parte racional y podamos focalizar la atención y pensamientos en exclusivamente en la acción, en la conducción, dejando en un segundo plano emociones como el miedo a conducir un coche automático.

Una vez gestionado el acompañamiento como parte de la gestión emocional, es importante contar con servicios y elementos en torno a la conducción, que nos faciliten sentirnos cómodos y asistidos en todo momento. Contar con un seguro de coche que nos garantice la mejor cobertura de asistencia en viaje, puede hacernos sentir más tranquilos y respaldados en caso de sufrir un accidente.

Ayuda profesional

Es fundamental comprender que el miedo a conducir un coche automático está relacionado con el riesgo. Una persona que sufre miedo a conducir realiza una sobrestimación del peligro, a la vez que subestima sus propias capacidades para hacerle frente. Al interpretar una situación como peligrosa, casi de manera automática, surge la emoción del miedo. 

Las personas que sufren esta fobia deben ser plenamente conscientes que están siendo víctimas de un miedo irracional, como primer paso para afrontar su miedo. Es posible superar el miedo irracional a conducir. Para superar la amaxofobia es imprescindible contar con el apoyo adecuado por parte de profesionales especialistas en tratar con éxito este tipo de fobias especificas.

Mediante la psicoeducación es posible acabar con el miedo a conducir un coche automático. La reestructuración cognitiva para tratar el miedo a conducir ayuda a reducir hasta eliminar los pensamientos negativos que surgen de forma automática cuando el conductor se pone al volante.

Identificar las causas del miedo a conducir un coche automático y someternos a una exposición progresiva y guiada a la conducción, puede ayudar a evitar que los síntomas aparezcan, recuperando el control, y mejorando la calidad de vida del paciente que sufre Amoaxofobia.

¿Pueden circular los coches sin distintivo ambiental?

El distintivo ambiental en vehículos, es decir, las etiquetas medioambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT), sirven para identificar los coches en circulación y su nivel de contaminación. Dependiendo del año de matriculación y del tipo de combustible o sistema eléctrico que usen, la pegatina medioambiental que les corresponde es distinta. Las etiquetas ECO y 0 emisiones ofrecen interesantes ventajas para los vehículos, principalmente en cuanto a zonas de aparcamiento y posibilidad de circular en ciertas áreas como las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE). 

Vamos a hablar sobre

Sin embargo, los vehículos con otros distintivos o incluso los que no llevan ninguno, ven más limitadas sus opciones en cuanto a circulación, principalmente en las grandes ciudades

Con esta medida hay varios objetivos que se están persiguiendo. El primero de ellos es reducir en la medida de lo posible los niveles de contaminación, que afectan en mayor medida a las ciudades en las que hay una cantidad de tráfico considerable. 

Al tiempo que se intenta incentivar la renovación del parque automovilístico español, lo cual no sólo contribuye en cuanto a su impacto medioambiental sino también en seguridad, ya que los nuevos coches incorporan sistemas de asistencia en conducción muy útiles para evitar accidentes y otros problemas imprevistos en cualquier trayecto. 

DGT y coches sin distintivo ambiental 

Casi todos los vehículos en España cuentan ya con su distintivo ambiental. Sin embargo, hay algunos que aún pueden seguir circulando sin él. 

Hay dos motivos por los que un coche puede circular sin distintivo ambiental. El primero de ellos es que no se le asigne, ya que hay que cumplir una serie de condiciones y requisitos para ello. 

En la actualidad, todos los turismos de gasolina matriculados antes de 2001 que no cumplan la normativa Euro 3 o anterior, así como los turismos diésel matriculados antes de 2006 que no cumplan la normativa Euro 4 o anterior, no reciben distintivo ambiental. 

Por otro lado, un conductor puede decidir no poner la etiqueta medioambiental a su vehículo. La normativa indica una recomendación para su colocación, pero en ningún momento habla de obligatoriedad. Sin embargo, la ausencia de distintivo ambiental limita la circulación del vehículo, ya que se delimitan áreas urbanas en España donde no permiten su acceso. 

Por tanto, lo recomendable es siempre llevar un distintivo ambiental visible, preferiblemente en el parabrisas. Dado que incluso sin ser nuestro vehículo ECO o 0 emisiones, contará con menores restricciones de circulación que un vehículo sin etiqueta alguna. 

Es este endurecimiento de las políticas de restricción de emisiones, uno de los motivos principales por los que se ha producido un incremento de precio en los coches con motores tradicionales. Es decir, se han encarecido los vehículos propulsados mediante diésel y gasolina.

¿Por dónde pueden circular los coches sin distintivo ambiental? 

Con base en la Ley del Cambio Climático y Transición Energética, todas las ciudades y municipios de España con más de 50.000 habitantes deben establecer una zona de baja emisiones (ZBE) durante 2023

Y aunque en muchos casos todavía se está planteando cómo abordar e implementar esta normativa, son muchas las provincias que ya cuentan con su Zona de Bajas Emisiones. 

Madrid y Barcelona han sido las que más han avanzado, aunque también podemos ver ejemplos prácticos en Valencia, Córdoba, Sevilla, A Coruña y Pontevedra, entre otras localidades. 

Por el resto del territorio nacional aún pueden circular coches sin distintivo ambiental sin limitación alguna – o al menos de momento. Ya que la normativa no cierra la puerta a un posible endurecimiento de las medidas contra la circulación de coches contaminantes durante los próximos años, con el objetivo de que al final todos los vehículos sean lo menos perjudiciales posible para el medio ambiente. 

Coches sin distintivo ambiental Madrid 

Los coches sin distintivo ambiental en Madrid tienen cada vez más limitada su área de circulación. 

En 2022 ya se prohibía el acceso y la circulación a vías públicas urbanas del interior de la M-30. En 2023, se amplió también a la propia M-30. 

Para 2024, la normativa aspira a ser mucho más exigente. Está previsto que se prohíba el acceso y circulación de vehículos sin etiqueta medioambiental en todas las vías públicas y urbanas del municipio de Madrid. 

Coches sin distintivo ambiental Barcelona 

En lo que respecta a los coches sin distintivo ambiental en Barcelona, la Zona de Baja Emisiones abarca 95 Km e incluye las Rondas de Barcelona de lunes a viernes de 7 a 20 horas en días laborables. Aunque la ordenanza reguladora puede modificar en cualquier momento estas condiciones. 

¿Qué sanciones podrían darse en aquellos coches sin distintivo ambiental? 

Circular sin distintivo ambiental por una Zona de Bajas Emisiones está multado con 200 euros. No obstante, no hay que confundir estas sanciones con las que se pueden imponer para la protección medioambiental. Orientadas a aquellos conductores que no respeten las restricciones de circulación adicionales en episodios de alta contaminación

Respecto a cómo se imponen estas sanciones, hay principalmente dos vías. En primer lugar, se moviliza a agentes de la autoridad a dichas zonas con el fin de impedir el acceso o identificar cualquier vehículo que haya infringido la normativa. 

Por otro lado, también se están colocando sistemas de detección de matrículas. Mediante la consulta a una base de datos, se comprueba de forma inmediata si el coche puede o no entrar en una ZBE sin limitaciones. 

Es decir, que no es precisamente recomendable entrar en Zonas de Bajas Emisiones cuando se ha establecido por ley que no se debe hacer, arriesgándonos a una multa económica como peligro potencial. Lo que impulsa en mayor medida y motiva a los conductores a comprar vehículos lo más eficientes posible. 

Multas de Tráfico por circular sin distintivo ambiental en el coche
Circular sin distintivo ambiental por una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) está multado con 200 euros. Se están colocando sistemas de detección de matrículas mediante los cuales se comprueba de forma inmediata si el coche tiene permitido o no acceder a una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) sin limitación alguna. 
Equipo de Seguros CHECK24

Además, hay que ser conscientes de que el precio de los coches también se verá condicionado por ello. Los vehículos sin distintivo ambiental o con uno demasiado bajo van a ser más difíciles de comercializar. Igualmente, pueden encontrar mayores limitaciones de cara a la contratación de seguros de coche. Ya que las aseguradoras verán con más recelo ofrecer coberturas y asistencia a los vehículos más viejos y contaminantes. 

Y es que las ZBE van a ir en aumento. Aunque aún quedan municipios que no han aplicado y regulado la normativa medioambiental de la DGT, cada vez estarán más limitadas las áreas y provincias en las que pueden circular los coches sin distintivo ambiental

Me han robado el coche, ¿qué hago?

Enfrentarse al robo de nuestro vehículo es una experiencia estresante. Mantener la calma y actuar con seguridad y rapidez es clave. Si te han robado el coche y no sabes que hacer, vamos a darte algunos consejos. En este artículo, te proporcionaremos un plan para gestionar la situación. Ponerte en contacto con la policía o dar parte de lo sucedido a tu aseguradora, ¿qué debes hacer primero? Te ofrecemos una guía paso a paso para saber cómo actuar si han sustraído tu vehículo. Además, te contaremos algunas recomendaciones para prevenir futuros robos y mantener tu vehículo protegido.

Vamos a hablar sobre

Guía completa sobre cómo actuar si te roban el coche

Cualquier propietario de un coche puede sufrir el robo de su vehículo. Sin embargo, pese a ser una situación frecuente, imaginarnos la sustracción de nuestro automóvil no entra en nuestras previsiones. Por ello, no siempre estamos del todo seguros de cómo actuar ante un me han robado el coche qué puedo hacer.

Contratar una póliza de seguro con buenas condiciones de cobertura por robo puede ahorrarnos muchos lamentos. Si te han robado el coche y no sabes qué hacer pero descubres que tu póliza incluye la cobertura por robo del vehículo, encontrarás asistencia por parte de tu compañía. Comparar un seguro de coche que incluya robo es esencial. Con el comparador de seguros de CHECK24 en el detalle de las coberturas incluidas en la póliza que estás visualizando, verás con claridad si incluye cobertura por robo del vehículo, y bajo qué condiciones.

Vamos a mostrarte el proceso de notificar si te han robado el coche paso a paso. Porque somos conscientes que ante una situación de estrés como el robo del vehículo, es fácil cometer errores. Te anticipamos que hay 3 pasos a seguir si te han robado el coche:

Comunicar que me han robado el coche a las autoridades para maximizar las posibilidades de recuperar el vehículo después del robo.
Indicar a la compañía aseguradora que me han robado el coche con el mayor detalle posible. Es fundamental ya que, en caso contrario, podría resultar sospecha de fraude.
Recuperación del vehículo, o tramitación de la baja si me han robado el coche y no aparece.

Denunciar a la policía el robo del coche

La Dirección General de Tráfico (DGT) lo deja claro: si han robado tu coche, debes presentar la denuncia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, presencialmente o a través de la oficina virtual

Para tramitar la denuncia por robo de coche necesitarás facilitar los siguientes datos:

Documentación: identificación (DNI, tarjeta de residencia, pasaporte o documento acreditativo)
Información sobre el coche: matrícula, marca y modelo, color, número de la póliza del seguro, etc. y También cualquier otro detalle que permita la identificación del mismo como modificaciones posteriores o accesorios concretos que permitan ayudar a distinguir tu coche.
Declaración de bienes: cualquier objeto personal de valor que tuviéramos en el interior, desde teléfonos móviles, dinero hasta el navegador GPS o la sillita del bebé.
Datos adicionales: no te preocupes si en el momento fatídico olvidas detallar alguna sustracción importante de tu vehículo, ya que podrás hacer una ampliación de la denuncia posteriormente.

¿Es necesario acudir a Tráfico para informar que me han robado el coche? Ya no es necesario. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a los que comuniques la sustracción serán los que se encarguen de comunicar el robo a tráfico. Este punto es de vital importancia ya que, si me han robado el vehículo y no se qué hacer, puede que pase por alto que mientras el vehículo estaba desaparecido, los delincuentes pueden cometer con él numerosas infracciones y delitos.

Si se realiza la gestión de baja temporal del coche por robo, la denuncia a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad te eximirá de cualquier responsabilidad legal al respecto. En paralelo, y una vez comunicado el robo, la situación del vehículo será automáticamente actualizada en las bases de la DGT.

Contactar con la compañía aseguradora

Una vez has interpuesto la denuncia, es importante ponerte en contacto con tu seguro con el parte de denuncia facilitado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ¿Qué hace la aseguradora cuando le comunico que me han robado el coche y no se qué hacer?

Si me han robado el coche, la aseguradora iniciará un proceso de investigación interna para aclarar la validez y veracidad de la reclamación por robo.
Una vez confirmados los datos, evaluarán el valor del automóvil para calcular la indemnización por robo en función de la póliza contratada y sus condiciones de cobertura específicas. Si procede se iniciará el reembolso o compensación según los términos estipulados en el detalle de esta cobertura.
Además, si existen coberturas adicionales que mejoren la protección, por ejemplo respecto al robo de pertenencias (objetos personales, navegador, sistemas de retención infantil, etc.), también serán consideradas.

Dar de baja el coche

Si me han robado el coche en España, es fundamental dar de baja el vehículo. Para ello, es necesario dirigirse a la Jefatura Provincial de Tráfico o a la oficina de la Dirección General de Tráfico (DGT) más cercana. Sin embargo, si has presentado la denuncia policial, serán las propias autoridades quienes completarán los trámites para dar de baja tu vehículo y lo comunicarán a Tráfico.

Dar de baja el coche por robo es importante no sólo por los delitos e infracciones que los delincuentes puedan cometer mientras hacen uso de nuestro vehículo. También es importante darlo de baja en el Ayuntamiento si no queremos seguir pagando, por ejemplo, un impuesto de circulación de un coche que no podemos usar. Sabemos que es difícil seguir instrucciones después de un disgusto como ver que han robado el coche y no se que hacer, pero recuerda las claves:

Si me han robado el coche es fundamental que informe la baja el vehículo acudiendo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
Comunicar la baja del coche en el Ayuntamiento para evitar seguir pagando impuestos como el de Circulación o, por ejemplo, el pago de tasas SER de Aparcamientos para Residentes (PAR).

Una vez realizado este procedimiento, tu coche quedará oficialmente dado de baja, y no estarás sujeto a responsabilidades relacionadas con el vehículo que te han robado.

¿Qué puede hacer mi seguro si me han robado el coche?

La compañía de seguros de coche que tengas desempeña un papel fundamental. Es esencial proporcionarles detalles precisos sobre el robo. La aseguradora realizará la investigación pertinente, y realizará el cálculo sobre el valor del vehículo según las condiciones firmadas en tu póliza.

Dependiendo de la modalidad de póliza y de la cobertura y nivel de protección por robo que ofrezca, podrían realizarte un reembolso o indemnización, o incluso proporcionarte facilidades para la adquisición de un vehículo similar si te han robado el coche.

¿Y si finalmente recuperamos nuestro vehículo?

Primero de todo: antes de darte por vencido y asumir un mea culpa (me han robado el coche, y si hubiera…), es imprescindible agotar todas las opciones en nuestra mano.

Si nuestro coche es de gama alta o recién salido de fábrica, quizá cuente con un sistema o localizador gestionado por el fabricante. Si te han robado el coche, los localizadores incorporados por ciertas marcas de vehículos pueden ayudarnos localizar nuestro coche gracias a una tarjeta SIM integrada. Haciendo uso de este sistema, quizá podamos localizar la ubicación del coche a través de la aplicación.

Si por uno u otro medio conseguimos recuperar el coche después del robo, es aconsejable seguir una serie de recomendaciones:

Registra y comunica cualquier daño o modificación que haya sufrido tu coche durante el estado en el que ha permanecido robado.
Notifica a las autoridades la recuperación o aparición del vehículo. De esta forma, modificarán el estado del expediente por robo y podrán actualizar el estado del coche.
Informa a tu aseguradora sobre la recuperación del coche tras el robo. Puede solicitarte información adicional e incluso solicitar una peritación del vehículo para confirmar su estado actual.

Cambiar los faros del coche: cuánto cuesta y cómo hacerlo

Cambiar los faros es una tarea imprescindible para garantizar el buen mantenimiento del vehículo, y una conducción segura y legal. Faros led, faros xenón, faros halógenos, antiniebla…pero siempre homologados. En este artículo CHECK24, te guiamos paso a paso sobre cómo realizar la sustitución de faros del coche, su precio aproximado, y algunos consejos útiles para ahorrar en la reparación, alineación o cambio de luces delanteras o traseras del coche. Mejorar la iluminación de tu vehículo no sólo es una cuestión estética, sino una garantía de seguridad vial.

Vamos a hablar sobre

¿Cuándo cambiar los faros del coche?

Muchos conductores sólo recurren a la revisión de los elementos del vehículo antes de pasar la inspección. Es decir, cambiar los faros del coche para pasar la ITV si están en mal estado, ya que es obligatorio. Sin embargo, la visibilidad es una cuestión crucial para garantizar la seguridad en carretera. Y aquí, los faros juegan un papel destacado.

Se recomienda cambiar los faros del coche cuando muestran signos de desgaste como opacidad, color amarillento o fisuras en la cubierta. Además, es aconsejable cambiar los faros del vehículo cuando notemos una disminución en la intensidad de la luz proyectada.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar las luces del coche?
Según los expertos y en términos generales, se debe considerar el reemplazo de las luces de los faros del coche cada 2 años, o alrededor de los 30.000 kilómetros. Si están en mal estado, es fundamental remplazarlos para poder pasar la ITV. Cambiar los faros del coche tiene un precio de entre 100€ y 400€ por faro, incluyendo la pieza de repuesto y la mano de obra en taller.
Equipo de Seguros CHECK24

Entonces ¿cada cuánto tiempo se recomienda cambiar los faros del coche? Según los expertos y en términos generales, se debe considerar el reemplazo cada 2 años o alrededor de los 30.000 kilómetros. Sin embargo, esto puede variar en función del tipo de bombilla, las condiciones de conducción, nuestra preferencia o problemas de visión y, por supuesto, de la normativa de Tráfico vigente.

¿Cuánto cuesta cambiar los faros de un coche?

Como hemos visto, poner en riesgo la seguridad en carretera con una mala iluminación de nuestro automóvil puede salirnos muy caro. Para evitar una sanción, lo aconsejable es realizar el mantenimiento óptimo aconsejado en taller y realizar el cambio de faros del coche si es necesario.

En España, el precio medio de cambiar los faros de un coche oscila entre 100€ y 400€ por faro, incluyendo tanto la pieza de repuesto como la mano de obra del taller. El presupuesto para cambiar las luces del coche puede aumentar si decidimos instalar faros de tecnología avanzada, o de las marcas y fabricantes más reconocidos del mercado.

A día de hoy, los mejores faros con los que puedes equipar tu vehículo son los de luz led, y gran parte de los vehículos modernos incluyen este tipo de luz en los faros delanterosReparar o sustituir un faro LED será más caro que un xenón. Y reparar este, a su vez, será más caro que remplazar una bombilla tradicional halógena. A cambio, la calidad y alcance de la luz proyectada ofrecerá una mejor visibilidad en carretera.

Por otro lado, el modelo y marca del vehículo también influyen significativamente en el coste final de la sustitución de las luces del coche. Como es lógico, no van a costar lo mismo unos neumáticos para un vehículo 4×4 que para un utilitario de pequeño tamaño. Pues algo así sucede con el precio de recambio y sustitución de las luces del coche.

Por este motivo, lo más recomendable es consultar con un profesional o taller de confianza para obtener un presupuesto detallado según las necesidades y especificaciones de nuestro vehículo.

Listado de herramientas para cambiar los faros del coche

Unos faros en mal estado reducen la visibilidad, y aumentan el riesgo de sufrir un accidente. Si necesitamos reparar un faro o luz del coche, podemos realizar el procedimiento de reparación o sustitución nosotros mismos, o acudir a un profesional o taller especializado. Pero antes de comenzar con el tutorial para cambiar los faros del coche, te facilitamos un listado de herramientas y útiles mecánicos para extraer y reparar las luces de un vehículo:

Caja de herramientas o maletín: mantener organizadas las herramientas que utilicemos es fundamental. No sólo nos aseguramos de tenerlas a mano durante la reparación, sino que reducimos el riesgo de caídas o pérdidas involuntarias.
Gafas de protección: si hablamos de garantizar la seguridad y la visión, no podemos olvidarnos de la nuestra propia. Al realizar cualquier reparación como el cambio de faros del coche, debemos proteger nuestros ojos ante posibles partículas sueltas o elementos en dispersión.
Linterna o lámpara de cabeza: para iluminar y visualizar mejor el área alrededor del faro. Aunque contemos con iluminación externa adicional, como la luz natural o luz halógena del garaje, para cambiar los faros del coche necesitaremos ver en profundidad los elementos y cables contiguos para no causar ningún daño.
Trapo limpio o paño de microfibra: si vas a cambiar los faros del coche, es recomendable hacerse con unos paños limpios para eliminar suciedad o residuos antes de instalar el nuevo faro.
Destornilladores de cabeza plana, punta Philips: te ayudarán cuando toque quitar los tornillos que sujetan el conjunto del faro al vehículo.
Destornillador de estrella o Torx: en función de los tornillos que use el vehículo, podemos necesitar hacer uso de este tipo de destornillador.
Llave inglesa o alicates: nos permiten ajustar y aflojar tuercas y pernos de diferentes tamaños. Dependiendo del tipo de sujeción del faro, puedes necesitar una llave o alicates para aflojar o apretar tuercas.
Guantes de trabajo: un básico de protección de riesgos. Aislar tus manos ante posible suciedad y arañazos. Además, mejoran la protección y agarre cuando manipulamos piezas, y evitan la transferencia de aceite y suciedad a los faros.
Alicates de corte y de punta fina: Los alicates de corte suelen usarse para cortar materiales blandos como alambres o cables metálicos delgados. Los de punta fina, nos permitirán agarrar y manipular elementos pequeños con precisión.
Herramienta de palanca de panel de ajuste: está diseñada para facilitarnos la extracción o manipulación de paneles o revestimientos que puedan cubrir y limitar el acceso a los faros.
Llave de vaso: es una herramienta utilizada para apretar o aflojar tornillos, tuercas y pernos que puedan sujetar los faros en su lugar. Aportan comodidad y rapidez al cambio de faros de coche.
Juego de llaves hexagonales o llaves Allen: para extraer pernos hexagonales en lugar de tornillos tradicionales. Son comunes en gran parte de los vehículos, ya que ofrecen una forma segura de asegurar partes importantes del automóvil.

Cómo cambiar los faros de un coche paso a paso

Ahora que ya conocemos las herramientas para cambiar faros de un vehículo, veamos en detalle el paso a paso para cambiar las luces del coche. Si detectas que es necesario cambiar los faros del coche porque están dañados, más opacos o son muy viejos y quieres remplazarlos por unos nuevos, te contamos cómo hacerlo. Este es el proceso de cómo cambiar los faros del coche paso a paso:

Apaga el motor y desconecta la batería para evitar riesgos.
Accede a la carcasa para cambiar los faros del coche antiguos.
Sustituye las luces del coche por las nuevas.
Conecta de nuevo el sistema del vehículo.
Verifica y alinea los nuevos faros del coche.
Cierra y revisa el correcto funcionamiento.

Apagar motor y desconectar batería

Antes de comenzar a cambiar los faros del coche, asegúrate de que el vehículo está apagado, y desconecta la batería y el sistema para evitar riesgos. Ponte las gafas de protección, mantén cerca la caja de herramientas, y colócate los guantes de protección para aislarte de la suciedad y evitar dejar huellas de grasa en los faros.

Retirar carcasa del faro viejo

Ahora llega el momento de acceder a los faros. Abre el capó del coche y localiza los elementos que corresponden a los faros que buscas cambiar. Probablemente estén asegurados y fijos con tornillos o clips de sujeción. Identifica de qué tipo son, y desenrosca ayudándote de los destornilladores adecuados y alicates según necesites.

Quitar faro viejo y cambiar el faro del coche nuevo

Desconecta los conectores eléctricos, y retira los cables de cada faro con cuidado. Pueden ir anclados mediante pestillos o pestañas, por lo que presta atención para no dañar ningún componente al cambiar el faro del coche. Utiliza destornilladores o llaves para retirar el conjunto de la pieza, y cambiar el faro del coche viejo.

Si sólo necesitas cambiar la bombilla y no el faro completo, gira la bombilla en sentido contrario a las agujas del reloj para desenroscarla del portalámparas. Ahora, coloca la nueva bombilla. Es importante que te asegures de no tocarla con los dedos, ya que el aceite que todos contenemos naturalmente en la piel puede reducir su vida útil.

Si estás instalando todo el conjunto entero para cambiar los faros del coche y ponerlos nuevos, coloca el conjunto de faros nuevo en la posición correcta y asegúralo mediante los tornillos o clips de sujeción que previamente desmontaste.

Solamente te quedará enganchar de nuevo los cables a los conectores eléctricos, asegurándote de que estén en la misma posición que estaban los antiguos faros, y que estén bien fijados y sujetos al vehículo.

Ajustar la alineación del faro

Antes de cerrar el capó, debes asegurarte y verificar que se encienden los faros y funcionan correctamente. Asegúrate de que estén alineados a la altura correcta para evitar deslumbrar a otros conductores en la carretera.

Ya sabemos todos lo molesto que resulta cruzarte con un conductor que circula en sentido contrario por la carretera contigua, y tiene la luz de los faros mal alineados. Y es que no sólo resulta molesto para la comodidad de la visión en carretera, sino que puede convertirse en un verdadero problema de seguridad vial.

Prueba los faros

Pruébalos y si consideras que es necesario, realiza ajustes en la alineación de los faros. Es importante verificar que la instalación y el funcionamiento tras cambiar los faros del coche es correcta.

Cambiar los faros de tu coche de forma segura es la prioridad. Si no estás seguro de cómo realizar el proceso correctamente, acude a un mecánico o un taller especializado para garantizar la seguridad en carretera y no poner en peligro a otros conductores.

¿Es posible cambiar los faros del coche por led?

Cambiar los faros del coche por luces led es una de las modificaciones de vehículo más populares entre los amantes del motor y el automóvil. Una mejora que no busca solamente ampliar la visibilidad e iluminación, sino también personalizar la apariencia estética del coche.

Al cambiar los faros del coche de las tradicionales bombillas halógenas a luces led, ampliamos el alcance de la iluminación del vehículo ya que ofrecen una luz más brillante y clara, y mejoramos la visibilidad del coche en carretera en condiciones de poca luz o mal tiempo. Además, al cambiar los faros del coche por led, actuamos de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente ya que tienen una vida útil más larga y consumen menos energía.

¿Son mejores los faros led que los tradicionales?
Las luces led para los faros del coche amplían el alcance de visibilidad en carretera ya que ofrecen una luz más brillante y clara. Además, son más respetuosas con el medio ambiente ya que tienen mayor vida útil y consumen menos energía.
Equipo de Seguros CHECK24

Para que cambiar los faros del coche por led sea seguro y dentro de la legalidad, debemos asegurarnos de varios factores, como por ejemplo la compatibilidad del vehículo. Cambiar los faros del coche por led sin estar seguros de que los nuevos faros son compatibles con nuestro modelo de coche, es peligroso y negligente.

En España, como en otros países de la UE, existe una regulación específica para el uso de faros led en los vehículos. Cualquier modificación de los sistemas de iluminación del coche debe cumplir con las regulaciones de homologación de la Unión Europea.

Marcado CE. Los faros LED deben llevar el marcado CE, sello que informa al consumidor sobre que se cumple con los estándares de seguridad y calidad establecidos por la UE.
Uso específico para vehículos. Además, deben haber sido específicamente diseñados para su uso exclusivo en vehículos (no válidos nos comercializados para motocicletas o bicicletas).
Regulación de Altura Automática: al cambiar los faros del coche LED debes asegurarte que están equipados con un sistema de regulación de altura automático que ajuste la inclinación en función de la carga del vehículo. Garantizando que están alineados correctamente, y no se deslumbra a otros conductores.
Temperatura de Color y Potencia Luminosa: deben tener una temperatura de color dentro del rango permitido. Se recomienda no exceda los 6.000 Kelvin para evitar deslumbramientos.
Prohibición de modificaciones caseras: existe una prohibición expresa de realizar modificaciones caseras en los sistemas de iluminación de un vehículo. Cambiar los faros del coche por luces led no homologadas o manipular la altura, es ilegal y está sancionado.

El incumplimiento de estas regulaciones a la hora de cambiar los faros del coche LED puede significar infracción de tráfico, para la que están estipuladas sanciones económicas y retirada de puntos del carnet de conducir, en función de su gravedad.

¡No dudes en asesorarte y comparar todas las opciones del mercado antes de cambiar los faros del coche por luces LED. Estas luces pueden ofrecerte una iluminación del vehículo óptima, segura y eficiente, siempre y cuando la instalación y regulación sea la correcta. Ante la duda, compara y acude a expertos o talleres especializados que puedan ayudarte a cambiar los faros del coche de forma cómoda y más económica.

¿Tienes preguntas?

Nuestros expertos en seguros de coche estarán encantados de ayudarte.

+34 924 924 050
seguros-coche@check24.es
Preguntas Frecuentes Seguros de coche

¿Hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel?

La sociedad se orienta hacia un futuro de emisiones cero, movilidad sostenible y eficiencia energética del automóvil. Los vehículos eléctricos son el máximo exponente de esta conciencia ambiental en el Tráfico, especialmente de las ciudades. Con el fin de conseguir una circulación «verde» y proteger el medio ambiente, la UE se aplica. Y así lo muestra la última normativa del Parlamento Europeo. A partir de 2035, los fabricantes de coches tendrán prohibido vender vehículos de combustión en España. Ahora los conductores se preguntan: y si ya tengo uno, ¿hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel?

Vamos a hablar sobre

Indicadores influyentes en la prohibición de la circulación de los coches diésel

Europa se enfoca hacia la movilidad sostenible, y las restricciones a la circulación de coches diésel en numerosas ciudades y regiones aumentan. Saber hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel, se está convirtiendo en uno de los temores de los conductores al acceder a las grandes ciudades.

El cambio hacia una conducción más eficiente se ha visto impulsado por indicadores climáticos con valores críticos para la sostenibilidad energética global. En respuesta a este descontrol de emisiones por parte de los países miembros, la Unión Europea ha establecido directrices para promover tecnologías limpias y eficientes. Una presión necesaria que ha impulsado la adopción de medidas para restringir la circulación de coches diésel tradicionales. Entre ellas, el establecimiento de Zonas de Bajas Emisiones.

Si después de preguntarme «hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel» no he reflexionado dos minutos sobre la importancia de frenar la contaminación, es el momento. ¿Cuáles son estos indicadores que han influido en la decisión de restringir las emisiones globales de CO2 en nuestro planeta? Vamos a verlos en detalle.

Contaminación Atmosférica: aumento en los niveles de contaminación atmosférica entre otros, como consecuencia de las emisiones de vehículos diésel. La concentración de partículas nocivas en el aire ha superado límites de seguridad.
Incentivos para Vehículos de Bajas Emisiones: ayudas y subsidios para la adquisición de vehículos de bajas emisiones, como los lanzados para incentivar la compra de vehículos eléctricos e híbridos.
Mejoras en la Infraestructura de Recarga Eléctrica: el aumento de estaciones de carga para vehículos eléctricos ha mejorado las posibilidades de crecimiento de estos automóviles, y reducido el parque móvil de coches diésel y gasolina.
Presión de Grupos Ambientales y Ciudadanos: crece la conciencia ambiental y el activismo de grupos ecologistas para luchar contra la contaminación atmosférica, y frenar el avance del cambio climático.

¿Cuándo se va a hacer efectiva la prohibición circular coches diésel?

¿Hasta cuándo puedo conducir con mi coche diésel en España en ciudades con delimitación medioambiental de ZBE? Conocer cuál es el distintivo medioambiental de mi coche, si puedo conducir con un vehículo diésel o gasolina…vamos a verlo en detalle.

¿Hasta cuando puedo circular con mi coche diésel?

La prohibición de los coches diésel y de gasolina en España ya tiene fecha: 2035. A partir de esta fecha, los fabricantes de vehículos tendrán prohibido fabricar y comercializar coches de combustión tradicional. Sin embargo, los conductores tendrán margen para adaptarse a la nueva Normativa Europea. A partir de 2050, no estará permitido circular con coches diésel o gasolina.

Los coches y furgonetas nuevos que se vendan en la UE a partir de 2035 no deberán producir emisiones de CO2. Pero ¿hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel después de 2035? Podrás hacerlo hasta 2050. Un año para el que la Unión Europea espera alcanzar por completo la neutralidad climática.

La medida europea prohíbe la fabricación y venta de nuevos vehículos de combustión tradicional a partir de 2035, pero no afecta a los vehículos motor diésel en circulación de forma inmediata. Según la normativa dictada por la Unión Europea, los coches con motores diésel y gasolina podrán circular hasta 2050 en España. Así que los conductores aún cuentan con bastante tiempo de margen para adaptarse a la normativa.

Es más, a partir de 2035 y hasta 2050 seguirá siendo posible comprar y vender coches de segunda mano con motor de gasolina o diésel y obtener combustible para ellos, aunque probablemente a un coste mayor.

Barcelona

¿Hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel en Barcelona? Como el resto de ciudades europeas deberá cumplir con la nueva normativa del Parlamento, así que no podrás circular con tu vehículo diésel a partir de 2050.

El 1 de enero de 2020 se estableció en Cataluña, la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, ZBE, que comprende todo el centro de la capital y cuatro municipios: Cornellà de Llobregat, L’Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià de Besòs y Esplugues de Llobregat. La ZBE se aplica entre las 7 de la mañana y las 8 de la tarde.

Los vehículos con etiqueta ambiental 0, ECO, C o B pueden circular sin restricciones por esta ZBE delimitada en la capital catalana. Pero ¿pueden circular los coches sin distintivo ambiental?

Coches diésel: matriculados a partir del 2006 que cuenten con la homologación correspondiente a la normativa Euro5.
Coches gasolina: matriculados a partir del año 2000 que cuenten con la homologación correspondiente a la normativa Euro5. Para las furgonetas: posteriores al año 2000 (norma Euro3) y diésel posteriores al año 2006 (normativa Euro4).
Coches híbridos: sin importar la fecha de matriculación. Deben llevar la etiqueta ECO de la DGT.
Coches eléctricos: sin importar la fecha de matriculación.

Madrid

Si ponemos el punto de mira en el centro peninsular y nos preguntamos ¿hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel en Madrid?, deberemos tener presente la estricta normativa en la capital española.

¿Hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel en Madrid?

Desde la aplicación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) el 1 de enero de 2022, Madrid prohíbe el acceso y circulación a los vehículos Acoches diésel matriculados antes del año 2006 o gasolina matriculados antes del 2000– por las vías públicas urbanas del interior de la M-30. Para el año 2024, esta restricción se extenderá a toda la capital. Una medida que se endurecerá a partir de 2025, cuando cualquier vehículo sin etiqueta que no esté «empadronado en la capital», tendrá prohibido el acceso y circulación en la totalidad de la ciudad.

Recordemos que las etiquetas medioambientales establecidas por la DGT son comunes a toda España, y siguen la misma clasificación. Por tanto en Madrid las etiquetas de coches son las mismas que en Barcelona.

En Madrid se prohíbe circular con coches de combustión más antiguos: gasolina con normativa Euro 3 o anterior, y diésel de normativa Euro 4 o anterior. La ZBE en Madrid comprende siete distritos: Centro, Arganzuela, Retiro, Salamanca, Chamartín, Tetuán y Chamberí. Aunque también parcialmente afecta al distrito de Moncloa-Aravaca, concretamente a los barrios de Argüelles, la Colonia del Manzanares (Barrio Casa de Campo) y parte de Ciudad Universitaria.

Otras ciudades

¿Hasta cuándo se puede circular con un coche diésel en España? La prohibición de circular con un coche diésel en España llegará en 2050, con la aplicación de la nueva normativa pactada en el Parlamento Europeo.

En 2035 las marcas de coche dejarán de fabricar nuevos vehículos diésel y gasolina. Sin embargo, los ya existentes en el parque automovilístico español podrán seguir circulando algo más de tiempo. ¿Hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel? La fecha límite será 2050.

Restricciones actuales en la circulación de los coches diésel

Existen regulaciones en la actualidad que restringen la circulación de vehículos diésel y gasolina, como por ejemplo las etiquetas de la DGT que llevan en vigor desde 2016.

Las famosas «pegatinas» medioambientales que Tráfico ha asignado a los vehículos en función de su capacidad contaminante, han visibilizado las regulaciones medioambientales de circulación. Saber hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel es más fácil gracias a los distintivos de la DGT para la regulación del tráfico en Zonas de Bajas Emisiones.

Si vives o has tenido que circular por alguna de las ciudades que ya aplican esta normativa en nuestro país, habrás pasado de preguntarte «hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel» para cuestionarte: «¿qué etiqueta de la DGT le corresponde a mi coche?«.

Coches sin etiqueta son los gasolina anteriores a enero de 2000 y los diésel anteriores a 2006.
Coches etiqueta B son los gasolina vendidos a partir de enero de 2000 y los diésel a partir de 2006.
Coches etiqueta C son los gasolina matriculados a partir de 2006 y los diésel a partir de 2014.
Coches etiqueta ZERO o ECO está destinada a los coches eléctricos, o coches híbridos capaces de recorrer, al menos, 40 kilómetros en modo 100% eléctrico.

Incentivos gubernamentales hacia una transición ecológica

Se ha puesto en marcha diversas ayudas y subvenciones por parte de los gobiernos de los países miembros con el fin de alcanzar la neutralidad energética. Es el caso de la línea de ayudas del Programa Moves III del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en España. ¿Su objetivo? Impulsar la compra del coche eléctrico.

Estos programas de incentivos promueven la adopción de tecnologías sostenibles y respetuosas con el entorno en diversos sectores de actividad industrial. Por ejemplo, la instalación de sistemas de energía solar y eólica, o la promoción de la movilidad eléctrica a través de subvenciones y deducciones fiscales. Hasta cuándo puedo circular con mi coche diésel dejará de ser un quebradero de cabeza para los conductores. Pasarán a plantearse: ¿cuándo tendré que comprar un coche eléctrico?

Un empuje de una economía verde que posiciona a España como líder en la lucha contra el cambio climático en Europa. Ayudas que hacen que cada vez sean más los conductores que deciden sumarse a los incentivos para la compra de vehículos eléctricos en España.

Cómo llevar al perro en el coche: Todo lo que debes saber

Son parte de la familia y como integrantes a todos los efectos, debemos protegerlos adecuadamente dentro del vehículo para garantizar su propia seguridad, y prevenir en favor de la seguridad vial en general. Viajar con nuestra mascota no está reñido con el respeto a las normas de circulación, y es importante conocer cómo llevar al perro en el coche para evitar enfrentarnos a una posible sanción. Arneses de sujeción, transportines o cinturones de seguridad son algunos de los sistemas de retención recomendados para mascotas. ¿Cómo elegir el adecuado para llevar a nuestro perro en el coche? Vamos a verlo.

Vamos a hablar sobre

¿Por qué es importante transportar a tu perro en el coche de forma segura?

Nuestras mascotas forman parte de nuestro día a día e integran la unidad familiar. Así que cuando hablamos de cómo llevar al perro en el coche de forma segura no es no sólo una adaptación legal a la normativa de Tráfico, sino una conducta responsable y de protección hacia nuestro compañero de viaje.

No viajar con nuestro perro en el coche de forma segura puede suponer un riesgo para los ocupantes del vehículo, incluido el propio animal. Seguridad Vial establece que es el conductor quien debe garantizar que nada le entorpece ni dificulta la visibilidad. Por este motivo, se debe procurar “la adecuada colocación de objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”. Por lo que saber cómo llevar al perro en el coche de forma correcta es de vital importancia.

La reciente Ley de Bienestar Animal introduce nuevas responsabilidades y exigencias para los dueños de animales domésticos, como la obligatoriedad de un seguro de responsabilidad civil  para perros que cubra daños a terceros. Este seguro obligatorio para mascotas ya es obligatorio desde hace tiempo en la Comunidad de Madrid y en el País Vasco, debido a sus legislaciones autonómicas, y forma parte de las obligaciones que debemos cumplir si queremos adaptarnos a cómo llevar al perro en el coche legalmente.

Qué dice la normativa sobre llevar un perro en el coche

Si nos preguntamos cómo llevar al perro en el coche según la ley, cuando viajemos con animales en el interior del vehículo hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones e indicaciones de la DGT cuando nos disponemos a llevar al perro en el coche:

Llevar el correspondiente Microchip identificativo.
Vacunación reglamentaria al día para viajar con el perro en el coche.
Documentación obligatoria en orden. Siempre que vayamos a llevar al perro en el coche deberemos viajar con la cartilla sanitaria oficial. Para los viajes dentro de la Unión Europea, deberemos contar también con el Pasaporte Europeo para Animales de Compañía.
Sujeción adecuada dentro del vehículo. Tráfico establece claramente cómo llevar al perro en el coche. Los animales deben estar bien sujetos al vehículo para evitar que puedan ocasionar distracciones o ponerse en peligro durante la conducción.
Es aconsejable utilizar sistemas de retención para mascotas para proteger al animal y al resto de pasajeros evitando que, en caso de accidente, salga despedido. Si te preguntas cómo llevar al perro en el coche bien sujeto, no puedes hacerlo de cualquier manera, y la DGT lo sanciona oportunamente.

Multas por llevar perro suelto en el coche

Viajar con nuestro perro en el coche no tiene por qué suponer un riesgo. Sin embargo, muchos conductores ignoran las medidas de prevención poniendo en riesgo a sus mascotas, al resto de usuarios de la vía pública, y arriesgándose a recibir una sanción por infringir la normativa vial establecida por la DGT y no saber cómo llevar al perro en el coche.

Y aunque el objetivo de saber cómo llevar al perro en el coche permite familiarizarnos con las normas de seguridad para evitar accidentes, conocer las sanciones económicas puede animarnos a garantizar también, tal y como establece la Ley de protección, derechos y bienestar de los animales, «las necesidades fisiológicas y etológicas de los animales» durante los viajes.

Si nos planteamos cómo llevar al perro en el coche, tenemos que conocer que está regulado mediante la Ley de bienestar animal y las diversas normativas de Tráfico. Las multas por no saber cómo llevar al perro en el coche legalmente son variadas y de elevados importes.

La nueva Ley de Protección animal recoge en su artículo 24 la prohibición de «dejar a los animales solos dentro de vehículos cerrados, expuestos a condiciones térmicas… que puedan poner en peligro su vida.» Además, el artículo 67 recoge la obligación expresa sobre cómo llevar al perro en el coche. Establece que el vehículo debe contar son los sistemas adecuados de climatización que garanticen el bienestar animal.

Multas de Tráfico por no llevar al perro en el coche de forma adecuada
La multa de la DGT por no saber cómo llevar al perro en el coche y dejar a nuestra mascota suelta es de 80 euros, y de entre 200 y 500 euros por dejarla dentro del habitáculo junto al conductor. Si nuestra inconsciencia y respeto nos lleva a dejar a nuestro perro dentro del coche al sol, la sanción puede ir desde los 500 euros hasta los 10.000 euros, alcanzando multas de 200.000 euros en casos extremos considerados como maltrato animal. Ya no siendo una cuestión de «cómo llevar al perro en el coche», sino cómo cuidar y respetar a nuestras mascotas.
Equipo de Seguros CHECK24

Cómo llevar tu perro en el coche: accesorios que debes conocer

Puede que nos preguntemos cómo llevar al perro en el coche si es la primera vez que vamos de viaje con nuestro fiel compañero. Lo cierto es que en el mercado existen diversos sistemas para llevar al perro en el coche; desde sistemas de sujeción para animales que podemos adaptar a nuestro vehículo, arneses de uno o dos anclajes, transportines o accesorios fijos como rejillas rígidas para el maletero.

En general, la mejor forma de proteger y cómo llevar al perro en el coche para mascotas de pequeño tamaño, es en su propio transportín en el suelo del vehículo. Si el perro es grande, lo mejor será colocar el transportín en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha.

En resumen, utilicemos el sistema de retención que usemos, nuestro perro debe ir sujeto en el coche. No debemos llevar al animal en brazos, dejarlo suelto dentro del vehículo sin protección alguna, ni tampoco es una forma apropiada de llevar al perro en el coche dejarlo sólo o expuesto a altas temperaturas.

Jaulas y transportines

Jaula o Transportín, ¿Qué es mejor? En el mercado existen diferentes modelos de jaula para perros: transportines, jaulas metálicas y jaulas de loneta. Las jaulas y los transportines para perros de coche son dispositivos diseñados para garantizar la seguridad de nuestras mascotas durante los viajes en automóvil.

Mientras que los transportines suelen ser cajas o contenedores de plástico o metal cerrados o con menores aberturas, las jaulas para perros son estructuras más abiertas, generalmente hechas de metal.

Aprender cómo llevar al perro en el coche en un espacio específico y protegido, ayuda a prevenir distracciones del conductor y, lo que es más importante, garantiza la seguridad de tu mascota en caso de frenazo brusco o accidente. Es importante tener en cuenta los siguientes consejos para elegir la mejor jaula o transportín para llevar a tu perro en el coche:

Seleccionar el tamaño adecuado para que tu perro viaje cómodo y tranquilo pero dentro de su espacio habilitado.
Diseño y tamaño del transportín adaptado al espacio y características de tu coche.
Facilidad de limpieza y durabilidad del material. Que pueda permanecer en óptimas condiciones tras varios usos, garantizando la seguridad de nuestra mascota.

Cinturones de seguridad

Si nos planteamos cómo llevar al perro en el coche de forma correcta es fundamental elegir el cinturón de seguridad para perros adecuado. Los cinturones de seguridad para perros son un dispositivo que se engancha al arnés del animal para después adaptarse al cinturón del propio coche. El precio medio se sitúa entre los 10 y los 20 euros por unidad.

Deben ser de un material lo suficientemente resistente y adaptado a las dimensiones de nuestro perro, contar con reflectantes para facilitar la visibilidad nocturna del animal, y con elementos para adaptarse perfectamente a la movilidad de nuestra mascota (con hebillas o mosquetones) y absorber el impacto ante frenazos bruscos.

Rejas divisoria para el maletero

Muchos conductores se preguntan si se puede llevar un perro en el maletero del coche, y para ello optan por adaptar sus vehículos con rejas divisorias. Esta no es una forma adecuada de valorar cómo llevar al perro en el coche.

Para llevar a nuestro perro en el maletero lo ideal es un arnés asegurado a los anclajes de los asientos, o en un transportín o jaula transversal a la marcha. Y aunque otra opción habitual es el uso de rejas divisorias para el maletero.

Sin embargo, además de resultar muy lesivas para los animales, cuando van sujetas con ventosas o a los reposacabezas no ofrecen ninguna seguridad porque se desarman con facilidad. Recordemos que las rejas divisorias para perros que se fijan al maletero y van unidas al chasis, pueden proteger puntualmente al usuario del coche pero resultan muy peligrosas para el bienestar del animal. Cómo llevar al perro en el coche, incluye cómo llevarlo garantizando su seguridad y tranquilidad.

Fundas y protectores para asientos

Existen varias opciones de fundas y protectores que podemos plantearnos cuando decidamos cómo llevar al perro en el coche. Las fundas y protectores ayudan a evitar desgarros de la tela o la piel de los asientos, evitando que la suciedad, el pelo y otros restos orgánicos de nuestro perro queden incrustados en los asientos del vehículo. También, al plantearnos cómo llevar al perro en el coche y elegir las fundas y protectores, conseguimos facilitar la limpieza, reducir las alergias, y aumentar el confort y seguridad de todos los ocupantes del coche; incluida nuestra mascota. Cuando valoramos cómo llevar al perro en el coche debemos hacerlo pensando no sólo en proteger nuestro vehículo sino a todos los pasajeros.

5 Consejos para llevar tu perro en el coche legalmente

Si queremos saber cómo llevar un perro en el coche legalmente debemos prestar atención a la Ley de Bienestar Animal, la cual establece que el conductor debe asegurarse de que el medio de transporte disponga de espacio y garantice la seguridad vial y la de la mascota. Algunas recomendaciones y normas generales para transportar perros en el coche son:

Acostumbra al animal al coche desde que es pequeño. Quizá no sea un requerimiento legal pero forma parte de la ayuda y familiarización que debes hacer a tu mascota con el vehículo.
Nunca lleves suelta a tu mascota en el habitáculo o en el maletero, tampoco en el asiento delantero del copiloto.
Ten en cuenta su peso y tamaño al elegir el método de sujeción, también en función del vehículo y cantidad de personas que viajan.
Evita accesorios de mala calidad como arneses baratos o transportín de plástico de mala calidad. Tampoco sujetes a tu mascota con correa de forma inadecuada. Usa sistemas de seguridad homologados que protejan al animal, y reduzcan el impacto en caso de accidente.
Vela por su bienestar. Haz paradas de descanso frecuentes. Para que el animal pueda estirarse, recuperar y realizar sus necesidades, al igual que harías con cualquier otro pasajero. Evita que saque la cabeza por la ventanilla o salte del coche en movimiento, o en una zona que comprometa la seguridad vial.

¿El seguro cubre a tu perro en el coche?

Muchos de los seguros de coche incluyen esta garantía. Ante la duda, lo mejor es consultar a nuestra aseguradora si en el seguro de coche se cubre a nuestra mascota en caso de accidente, y bajo qué condiciones concretas detalladas en la póliza.

Si por el contrario nuestra aseguradora no cubre a nuestra mascota como un pasajero más del vehículo, desde este pasado 29 de septiembre, La ley de Bienestar Animal ya hace obligatorio contratar un seguro particular para el perro en caso de accidente de tráfico (Seguro de Responsabilidad Civil, Accidentes y Gastos Veterinarios). 

Más allá de la normativa, nuestros compañeros perrunos forman parte de la familia y queremos que estén protegidos en caso de imprevisto. Desde CHECK24, te animamos a usar nuestro comparador de seguros de mascotas para encontrar la mejor póliza de seguro para tu perro, en sólo unos minutos.

Reclamación por indemnización siniestro total sin culpa 

Entre las situaciones que podemos encontrarnos con los seguros de coche están aquellas en las que el vehículo es declarado siniestro total. Dentro de este concepto, también existe la posibilidad de que sea un siniestro total sin culpa. Se trata de un hecho excepcional, que puede derivar en distintas soluciones con diversos factores a tener en cuenta si se busca obtener una indemnización por siniestro total sin culpa. 

¿Qué ocurre si se produce un siniestro total sin culpa? 

Al hablar de indemnización de un siniestro total sin culpa nos referimos al derecho de percibir una cantidad económica por parte del abonado, cuando se ha declarado su coche siniestro total por accidente o por otra causa, sin ser culpa o responsabilidad del propietario. 

Ante un siniestro total sin culpa, el propietario tiene diferentes opciones entre las que elegir. El objetivo, no obstante, es obtener una indemnización del siniestro total sin culpa satisfactoria con la que cubrir gastos y molestias generadas ante el hecho de que, desde ese momento, no cuenta con un coche que pueda usar de forma práctica. 

En CHECK24 recomendamos siempre solicitar asesoramiento profesional con la aseguradora para saber las distintas opciones de reclamaciones disponibles y qué características tiene cada una de ellas. 

¿Qué tipos de reclamaciones por indemnización de siniestro total sin culpa existen? 

Normalmente, encontramos 4 tipos de indemnización por siniestro total del vehículo sin culpa. Cada una de ellas convendrá en función de los intereses del propietario, la situación del vehículo y las opciones económicas que ofrece. 

Analizamos a continuación cada uno de estos tipos: 

1. Reclamar la máxima indemnización sin quedarme con los restos del vehículo 

Ante un siniestro total, la pregunta más frecuente entre los propietarios es: ¿cuánto me dan por mi coche

Por lo general, esta es la mejor solución si ya no se quiere contar con el vehículo accidentado, pero se desea obtener la mayor indemnización posible. 

Ante esta reclamación, la aseguradora debe ofrecer al abonado una cantidad económica correspondiente al valor venal del vehículo, además también de un 30% de ese importe bajo el concepto de «valor de afección» (solo aplicable a turismos y motocicletas). 

La suma de estos importes suele ser bastante similar al valor de mercado del vehículo en ese momento, lo que en teoría plantea al abonado la posibilidad de aprovecharlo (si así lo desea) para comprar el mismo modelo de coche. 

2. Reclamar la máxima indemnización quedándome con los restos del vehículo 

La declaración de un coche como «siniestro total» puede asociarse a un vehículo que en realidad pueda aprovecharse todavía. Hay propietarios que prefieren quedarse con él y repararlo o incluso venderlo tal y como está si consideran que hay mercado potencial. 

En estos casos también es posible solicitar una indemnización por siniestro total sin culpa del vehículo, aunque será menor que en la situación actual porque el propietario se queda con el coche. 

La indemnización se basa en los mismos conceptos que en la situación anterior, es decir, el valor venal más el 30% del valor de afección, pero a ello se le resta el valor otorgado a los restos del vehículo

La operación se hace mediante una oferta al abonado, en la que se detallan todos los importes y que debe valorar si acepta o si la descarta en favor de otro tipo de reclamación. 

3. Reparar el vehículo y posteriormente reclamar el coste de dicha reparación 

La alternativa a recibir una indemnización por siniestro total del vehículo en función del valor del coche es solicitarla por el importe requerido para su reparación. 

Aquí tenemos dos opciones, y la primera es reparar el vehículo para posteriormente solicitar el coste de esa reparación. 

Es la alternativa más recomendable, dado que permite contar con el vehículo lo antes posible para volverlo a aprovechar. Sin embargo, requiere que el propietario adelante el importe de la reparación. 

Para esta reclamación se debe presentar la factura correspondiente a la reparación y el recibo. Debe ser, además, un coste equilibrado con respecto al servicio realizado porque en caso contrario, por vía judicial podría estimarse como operación antieconómica y solo se podría recuperar parte de la factura y no su totalidad. 

4. Reclamar el coste de reparación del coche sin haberlo reparado 

Si no se desea adelantar el dinero de la reparación, es posible reclamar el coste de este servicio antes de realizarlo. 

Para ello, primero debe obtenerse un peritaje y un presupuesto o proforma del coste del servicio de la reparación. 

Posteriormente, la aseguradora puede aprobar o no dicha reclamación. En caso negativo, debe solicitarse vía judicialmente. Además del tiempo que supone este proceso, existe el riesgo de que se desestime porque la reparación no se ha realizado todavía y el juez considere que no se va a efectuar. 

¿Cómo reclamar una indemnización de siniestro total sin culpa? 

A la hora de reclamar la indemnización por siniestro total sin culpa, debemos ponernos siempre en contacto con nuestra aseguradora. La compañía realizará los trámites necesarios, inclusive si requiriera comunicarse con la aseguradora del conductor responsable para valoración y reclamación de daños. 

En todos los tipos de solicitud de indemnización por siniestro total sin culpa se emite una propuesta al abonado, que es quien decide finalmente si la aprueba o si prefiere seguir negociándola. 

Hay que tener en cuenta que la compañía aseguradora siempre va a optar por la opción más económica, a la hora de valorar entre reparar el vehículo o indemnizar al propietario. 

Por descontado, existe la vía judicial para aquellos casos en los que la propuesta no satisface las exigencias del abonado. En estos casos, la opción de reparar el vehículo es muy aconsejable porque tiene vinculada una factura que demuestra el trabajo realizado y el coste asociado, siempre que esté dentro de valores lógicos. 

Obviamente con un seguro de coche a todo riesgo esto no resulta un problema, dado que la compañía aseguradora tiene la obligación de indemnizar a su cliente, incluso aunque sea responsable del accidente y de los daños ocasionados en el vehículo.